BBVA, “sin ningún interés” por invertir en el ‘banco malo’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, ha explicado que a día de hoy “no hay información suficiente” para poder saber si el grupo invertirá o no en el Sareb, nombre que tendrá el ‘banco malo’ impulsado por el ministro de Economía, Luis De Guindos, y que será una realidad en apenas un mes si se cumplen los plazos previstos.

Durante la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados, Cano ha pedido a los periodistas que se pongan en sus zapatos: “como entenderéis, no tengo ningún interés natural en invertir en este instrumento”, ha recalcado.

En esa línea, ha incidido en que “es fundamental tener toda la información” para asegurarse de que “la banca sana es cada vez más sana” ha reflexionado Cano, que sobre el precio de transferencia de los activos, ha recordado que el descuento incluye los costes operativos de la gestión de este ‘banco malo’, al tiempo que pretende ser rentable para que entren los inversores privados.

El consejero delegado de BBVA considera además que la llegada de este instrumento no supondrá una caída significativa en los precios de los pisos. Va a depender mucho de la calidad de los activos, según ha recordado, aunque “a bote pronto no esperamos demasiadas distorsiones en los precios de las viviendas”.

En otro orden de asuntos, Cano ha descartado asimismo que el banco se esté planteando un recorte del dividendo a futuro. “no hemos visto en el horizonte potencial para una disminución del dividendo”, ha señalado para añadir que sí se podría eliminar el dividendo opción, que permite al accionista elegir entre el cobro en acciones o en efectivo, en cuanto haya “más estabilidad regulatoria”.

Respecto a las críticas recibidas por la banca sobre los desahucios, la entidad ha explicado que desde el inicio de la crisis el BBVA ha ayudado a 110.000 familias que le han expresado dificultades para realizar los pagos de sus hipotecas. La cifra representa a nueve de cada diez clientes que han solicitado ayuda, e incluye “una batería de medidas”, incluyendo las refinanciaciones, el alargamiento de los plazos, las quitas e incluso la dación en pago.

Resultados

BBVA ganó durante los nueve primeros meses del año 1.656 millones de euros, un 47,3% menos que en el mismo período de 2011, tras haber completado ya dos tercios de las provisiones enmarcadas dentro del perímetro de la reforma financiera sobre riesgo inmobiliario acometida en España.

A septiembre, los saneamientos del riesgo inmobiliario identificado en el perímetro de los reales decretos de febrero y mayo totalizaron los 2.869 millones de euros. Sin salir de la política de riesgos, la tasa de mora del grupo que preside Francisco González se situó en septiembre en un 4,8% y la cobertura en un 69% tras incorporar Unnim a la cuenta de resultados. En España, la incorporación de Unnim elevó la morosidad al 6,5%, muy por debajo del 10% de media en el sector, mientras la cobertura mejoró hasta el 59%.

El capital de máxima calidad superó el 9% según el criterio de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés). La ratio era del 10,8% según la normativa actual de Basilea. En ese sentido, la entidad ha destacado que la auditoría de Oliver Wyman detectó un exceso de capital de 11.000 millones de euros en el escenario más adverso.

Respecto a la liquidez, BBVA logró financiarse durante el tercer trimestre en los mercados mayoristas con varias emisiones de deuda que sumaron 6.700 millones de euros entre el balance euro y el resto de geografías. Estos niveles de liquidez sitúan al banco en una “confortable posición” para impulsar su actividad en el futuro.

La diversificación geográfica volvió a ser una de las principales fortalezas de BBVA para hacer frente a la crisis en España. En ese sentido, Bancomer, filial en México del banco que preside Francisco González, volvió a suponer el principal puntal de los resultados del grupo a septiembre, aportando casi un 40% del beneficio.

BBVA obtuvo en México un beneficio atribuible entre enero y septiembre de 1.300 millones (en euros constantes), lo que implica un 4% más que en el mismo período del año pasado. La cifra supone ya un 38,8% del total de ganancias del banco, que antes de las provisiones obligadas por las nuevas reformas financieras impulsadas por Luis De Guindos alcanzaron los 3.345 millones de euros, un 3,8% menos.

Según ha destacado el consejero delegado del grupo, la franquicia de BBVA en México volvió a generar un elevado volumen de ingresos, con un crecimiento de la inversión del 11%, centrado sobre todo a empresas y pymes. El margen de intereses en el país subió un 8,5% hasta 3.079 millones de euros y el margen bruto avanzó un 8,3% hasta 4.217 millones, mientras que la tasa de mora se mantuvo contenida en el 4,1% con una cobertura del 107%.

En el resto de Latinoamérica, el beneficio atribuido aumentó un 24,1% a euros constantes hasta los 1.014 millones de euros. América del sur fue la geografía que mostró más dinamismo, con un crecimiento del 20,4% de la inversión crediticia y de un 20,1% de los recursos en balance. Al mismo tiempo, los indicadores de riesgo arrojaron una tasa de mora del 2,2% con una cobertura del 142%.

La actividad en Latinoamérica consiguió compensar la caída de negocio en España, donde, no obstante, el grupo que preside Francisco González aumentó su cuota de negocio tanto en créditos (111 puntos básicos) como en depósitos (195 puntos básicos). Contando la incorporación de Unnim, la tasa de mora subió al 6,5% mientras que la tasa de cobertura mejoró hasta el 59%. El resultado atribuido arrojó unos números rojos en España de 532 millones de euros, cifra que, sin el impacto de la reforma financiera, se traduciría en un beneficio de 848 millones de euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA