Kutxabank, el favorito de la Generalitat para hacerse con CatalunyaCaixa

El Banco de España ha abierto oficialmente la puja por CatalunyaCaixa y, junto a los grandes nombres del sector, los rumores apuntan a que Kutxabank, el banco de las cajas vascas, gana enteros para ser el que se lleve finalmente el gato al agua, una operación que vería con buenos ojos la Generalitat catalana.

Según publica la prensa regional vasca, el consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas Colell, se entrevistó a finales de marzo, con motivo de una visita a Bilbao, con diversos representantes, institucionales, financieros y empresariales vascos, y en las conversaciones pudo haber estado sobre la mesa la subasta de la entidad catalana.

Entre los puntos a favor de Kutxabank, que el banco de las cajas vascas mantendría la marca comercial de CatalunyaCaixa en las oficinas en la región, mientras que en el caso de que el ganador de la puja sea uno de los grandes nombres del sector, como el Santander, se perdería. Además, el Gobierno catalán, que oficialmente no tiene competencias sobre la operación, está más abierto a que sea un grupo de cajas el que se haga con la segunda entidad catalana.

En los mentideros se da por sentado que, junto a Kutxabank, Banco Santander también pujará fuerte por CatalunyaCaixa, al igual que las dos entidades que ya ganaron las anteriores subastas, BBVA (que se hizo con Unnim), y Banco Sabadell (CAM). En el caso de este último se permitiría preservar la ‘catalanidad’ de la entidad, si bien habría mayor solapamiento de sucursales (y por tanto, despidos), que en el caso de Kutxabank.

Bankia, con el objetivo de crecer en Cataluña, también podría presentar una oferta, aunque tiene difícil salir ganadora después de haber recibido cuantiosas ayudas públicas, que ya entorpecieron en su momento que la entidad pudiese pujar por Unnim, debido a las reticencias del regulador.

Una hipotética incorporación de Catalunya Caixa permitiría a Kutxabank, surgido de la fusión de BBK, Kutxa y Vital, duplicar su tamaño hasta configurar un grupo financiero con unos activos de alrededor de 150.000 millones de euros y con una fuerte presencia con marcas propias en País Vasco, Andalucía y Cataluña.

CatalunyaCaixa ha aseado su balance en los últimos meses para preparar su subasta, convirtiéndose en un fruto más jugoso que Banco de Valencia, cuya subasta también se ha iniciado recientemente. La entidad que preside Adolf Todó señaló hace unas semanas que incluirá en sus cuentas de 2011 un “saneamiento extraordinario” para cumplir las nuevas exigencias financieras del Gobierno y facilitar su integración en otra entidad con la sustitución del FROB en su capital “antes de verano”.

La entidad destacó en un comunicado el interés de otros grupos financieros por CatalunyaCaixa, debido a su penetración en Cataluña, su volumen de negocio y su potencial comercial, con resultados recurrentes “atractivos” si no se tiene en cuenta el peso inmobiliario. Por ello, adelantará dotaciones para ante situarse “ante sus posibles inversores con el máximo saneamiento posible”.