Los bancos exigen a Rajoy que aclare cómo se costeará la reforma de las cajas

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha pedido al Gobierno español que “aclare” si piensa que la reestructuración del sector financiero debe costearse a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), como en los casos de la CAM y Unnim, o a través del FROB, un vehículo “creado por las autoridades y que ellas gestionan”.

Martín, que ha pedido que concluya cuanto antes la reestructuración del sector financiero español “sin rumbo fijo”, ha criticado además que la nacionalización de las entidades en problemas “nunca es una solución, como ya avisamos”, sino que “siempre crea nuevos problemas”. “No se le puede dar ventajas competitivas a nadie”, ha avisado el presidente de la patronal, que considera que para que la reestructuración del sector financiero tenga éxito “es necesario que el sector viable salga reforzado”.

La reforma “no debe perjudicar” a las entidades que son viables, y los costes “deben pagarlo la entidades fallidas, que deben desaparecer y ser absorbidas” por otras, ha destacado. En esa línea, “las entidades fallidas sí pueden pagar, o al menos hacer el gesto”, ha señalado Martín.

Martín ha aprovechado su intervención además para felicitar a Banca Cívica y “especialmente” a La Caixa por su proceso de fusión, que, a su juicio, ha puesto de relieve que el decreto de solvencia, aprobado el año pasado por el Gobierno de Zapatero, “no alcanzó” los objetivos que perseguía. En la línea de esta operación, ha señalado que “me llena de felicidad” que el primer banco español sean una caja, “y le invito a entrar en la AEB”.

Los grupos bancarios españoles obtuvieron durante el ejercicio 2011 un beneficio atribuido de 8.295 millones de euros, un 41% por debajo de la cifra del ejercicio anterior.

Esta fuerte caída se debe al “estancamiento de la economía, la presión sobre los costes financieros y el importante esfuerzo de saneamientos” que las entidades se vieron obligadas a realizar. No obstante, pese a la caída de los beneficios, Martín ha destacado que los grupos bancarios mejoraron su solvencia, con un core capital, o capital de máxima calidad, que se incrementó en 104 puntos básicos hasta alcanzar el 10,04%, “cuatro puntos porcentuales superior al que nuestros bancos tenían al inicio de la crisis”.

El crédito a la clientela se redujo en 20.944 millones de euros, un 2,4% inferior al saldo existente a diciembre de 2010. La tasa de mora ascendió al 6,68%, con una cobertura del 52%.