El consumo de renovables cae por primera vez en España por la reforma y los precios del petróleo

Paneles solares
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sector de las renovables aportó a la economía española 8.256 millones de euros en 2015, lo que representa un 0,76% del PIB En medio del ‘boom’ que experimentan las tecnologías limpias en Europa y el mundo, en España el consumo de energía primaria procedente de renovables disminuyó el año pasado por primera vez desde que se contabiliza el dato, en 2008. Desde que en dicho ejercicio alcanzaron el 7,8% de la aportación energética consumida, la cifra había seguido una senda alcista hasta llegar en 2014 al 14,4%. Pero la tendencia de las renovables se rompió el año pasado son un descenso del 3,1% para situarse en el 13,9% del total.
 
El director general de la patronal de renovables (APPA), José María González, ha explicado esta caída por las consecuencias de la reforma energética, que en su opinión ha beneficiado al carbón, y al desplome de los precios petróleo. Así, el oro negro consiguió mantenerse como el mayor aportador de energía en nuestro país, con un 42,4%, mientras que el carbón fue la fuente que más creció, un 24%, hasta alcanzar el 11,7% del total, arrebatándoles terreno a las tecnologías limpias.
 
Y es que, España fue el país del mundo que más incrementó el consumo de carbón en 2015, al tiempo que el estancamiento de la potencia renovable instalada conllevó un descenso de la generación energética (del 9,3% en 2014 al 8,4%). Esto se dejó notar también en el consumo de energía final, en el que las renovables representaron el 14,8% del total, 0,8 puntos menos que el año anterior, según recoge el estudio ‘Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España en 2015’, presentado esta mañana por la APPA.
 
Aumenta la aportación al PIB y el empleo
 
Pese a esta caída del consumo y la escala instalación de nueva potencia en 2015, el sector renovable consiguió aumentar su aportación al PIB español, tras dos años de caída, y recuperó empleo, después de tres ejercicios perdiendo puestos de trabajo.
 
En concreto, las energías limpias aportaron a la economía 8.256 millones de euros, lo que representa un 0,76% del PIB y un incremento del 8,7% en términos reales con relación a 2014. Aunque incrementa su contribución tras la moratoria que ha sangrado al sector, aún está muy lejos del máximo de 10.639 millones (1,02%), de 2012.
 
Por su parte, el sector empleó el año pasado a 75.475 personas, 383 más que en 383, pero a mucha distancia de los 142.940 puestos de trabajo de 2008.
 
Sin embargo, la patronal apunta que este crecimiento en ambos parámetros “en ningún caso significa la recuperación del sector sino que son fruto de los altos precios que en 2015 alcanzó la venta de electricidad en el mercado eléctrico”.
 
Ahorro de 6.800 millones en importaciones
 
La generación con energías renovables evitó en 2015 la emisión de a la atmósfera de más de 55 toneladas de CO2. Además del menor impacto medioambiental, esto permitió ahorrar pagos en concepto de derechos de emisión por valor de 423 millones de euros.
 
Además ha evitado tener que importar de 19.925.281 toneladas equivalentes de petróleo (tep), con un ahorro económico equivalente de 6.866 millones de euros.