BBVA anticipa que en cinco años la filial de EEUU será su mejor inversión

El presidente de BBVA, Francisco González, ha anticipado que en cinco años su filial estadounidense será “uno de los bancos más importantes dentro del grupo”, a pesar de que en 2011 tuvo que realizar un ajuste contable del fondo de comercio en la franquicia de EEUU por valor de 1.444 millones de euros.

En ese sentido, González ha recordado que “sin esfuerzo no hay nada gratis”, pero la filial empieza a “salir con fuerza”. En 2011, el grupo español ganó en el país 289 millones, un 23,2% más en euros constantes.

En España, el presidente de BBVA ha defendido que el banco podrá acometer los saneamientos adicionales por el riesgo inmobiliario “sin ningún problema”, y sin tener “que vender activos ni tocar el dividendo”. “Sea cual sea la cifra, lo haremos en un año”, ha añadido durante la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados del grupo.
González, que no ha querido hacer ninguna valoración sobre la reforma hasta conocer los detalles de la misma, ha señalado además que el banco no ha querido realizar ninguna provisión extraordinaria anticipándose a los nuevos requisitos, ya que “preferimos hacer una única provisión total que varias parciales”.

En lo que respecta a la retribución al accionista, el presidente de BBVA ha destacado que el banco “repetirá” el dividendo pagado el año anterior, de 0,42 euros por acción, a pesar de la crisis, que ha provocado un descenso del 12,8% en el beneficio recurrente de 2011 respecto al ejercicio anterior.

De este modo, el consejo propondrá a la junta de accionistas que se celebrará en marzo el pago de un dividendo complementario de 12 céntimos por cada título.

La restructuración del sector financiero ha sido otro de los temas sobre los que se ha referido González, que ha señalado que no tiene “ningún reparo” en que se utilicen ayudas públicas, siempre que sea para reforzar entidades que puedan ser viables. Lo que hay que evitar, ha defendido, es “cometer errores del pasado” y “poner dinero bueno sobre dinero malo”.

En esa línea, ha defendido que “las cajas nacionalizadas deben ser subastadas lo antes posible” y BBVA estudiará todas las oportunidades “con muchísimo detalle” antes de tomar una decisión. González no ha querido especificar si el banco pujará por CatalunyaCaixa, tal y como especula el mercado, aunque sí ha reconocido que hay entidades que “se ajustan” mejor que otras al negocio de BBVA.

El banquero ha defendido asimismo que existan esquemas de protección de activos (EPA) para dar salida a las entidades intervenidas, ya que, según ha explicado, “cuanta más protección hay, al final menos dinero debe poner el Estado y más sana es la operación”.

BBVA cerró 2011 con un beneficio de 3.004 millones de euros

BBVA obtuvo en 2011 un beneficio atribuido recurrente de 4.015 millones de euros, un 12,8% menos que el año anterior, antes de realizar un ajuste contable en el fondo de comercio de la franquicia de EEUU. Incluyendo este ajuste, el banco cerró el año pasado con unas ganancias de 3.004 millones.

“Un año más, los resultados demuestran la extraordinaria capacidad de BBVA para generar beneficios incluso en los escenarios más complejos”, según ha señalado Francisco González, que añade que “hemos fortalecido nuestra capacidad de crecimiento durante la crisis”.

“BBVA está fuerte, genera empleo, mantiene una política de riesgos pegada al terreno y sigue invirtiendo en tecnología, procesos y personas, para situarse a la cabeza de la banca mundial del siglo XXI”, ha subrayado González.

La entidad ha asegurado además que cumplirá “con holgura” con las recomendaciones la Autoridad bancaria Europea (EBA) sin vender activos estratégicos. A 31 de diciembre del pasado año, BBVA alcanza ya gran parte de la recomendación y cubrirá el importe restante con la generación orgánica de capital durante el primer semestre de este año. Al cierre de diciembre, el banco alcanzaba ya un core capital del 8,7% en términos de EBA, por lo que las necesidades ascendías a unos 1.000 millones de euros.

En términos de Basilea II, el core capital ascendió hasta el 10,3% en diciembre bajo la normativa actual, tras incrementar su capital de máxima calidad en 5.300 millones de euros sólo en el cuarto trimestre. Por su parte, la tasa de mora se situó en diciembre en el 4% desde el 4,1% registrado en septiembre y un año antes, con una cobertura del 61%.

Latinoamérica

La diversificación geográfica volvió a suponer una de las principales fortalezas de BBVA. En concreto, Latinoamérica se convirtió en el refugio que encontró el banco para paliar los efectos de la crisis financiera en sus cuentas. Según los resultados presentados hoy, la región aportó un 51% de los beneficios del grupo español, especialmente gracias a la aportación de la filial en México, que supone ya un 32% de las ganancias.

BBVA Bancomer, filial en México, se consolidó en 2011 como la unidad que más beneficio aportó al grupo, 1.741 millones que en euros constantes suponen un incremento del 5,4% respecto al ejercicio anterior.

Según ha destacado el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, Bancomer registró además un récord trimestral y anual de margen de intereses y margen bruto, una trayectoria que permite al grupo español seguir acometiendo los planes de crecimiento en el país. Sólo en el último año, se lograron más de dos millones de nuevos clientes, según ha destacado Cano.

El crecimiento es compatible además con el mantenimiento de los indicadores de riesgo. Así, la tasa de Mora en el país se situó al cierre de 2011 en el 3,5% con una cobertura que alcanzó el 120%.

En América del Sur, BBVA también registró récord anual y trimestral de margen de intereses y margen bruto. El beneficio atribuido del grupo que preside Francisco González en el continente alcanzó los 1.007 millones, un incremento del 16,2% en euros constantes. La tasa de mora se situó en el 2,2%, con una cobertura del 146%.

Respecto a las amenazas de nacionalización que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, realizó sobre la banca privada del país, incluida la filial de BBVA, Francisco González ha querido quitar hierro al señalar que “en Venezuela ya estamos curtidos”, y “nuestro posicionamiento es estratégico y a largo plazo”. Banco Provincial ganó el año pasado 192 millones de euros, un 77,5% más que en 2010.