España se convierte (sin buscarlo) en la mayor potencia mundial de carga y descarga de GNL

Buque metanero
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las plantas regasificadoras, proyectadas inicialmente para abastecer a las centrales de ciclo combinado, se ‘reciclan’ como almacén para los buques metaneros. Las exportaciones de gas se disparan un 64%. España se ha convertido en un enorme centro logístico para la carga y descarga de buques metaneros que transportan gas natural licuado (GNL). Según los datos que maneja Enagás, en 2013 nuestro país copó el 53% de esta actividad en todo el mundo.

¿Y en qué consiste? Pues en un barco metanero que descarga el GNL aquí y más tarde, cuando le conviene al contratista, éste se vuelve a cargar en otro buque que se lo lleva al destino que le interese. En el proceso, el contratista debe abonar un peaje al país que se encarga de ese almacenamiento.

La carga y descarga de buques es lo que ha permitido que las exportaciones de este hidrocarburo se hayan disparado un 64% en los nueve primeros meses del año en curso, según los últimos datos de comercio exterior publicados por el Ministerio de Economía, lo que también supone el mayor incremento del sector exterior español en términos relativos. En números enteros: España ha conseguido ingresar en esos nueve meses 1.871 millones de euros gracias a la venta de gas al extranjero.

En este mismo periodo, la demanda de tránsito del sistema gasista ha crecido un 43%, según señala Sedigas, un repunte que “pone en valor la importancia de las infraestructuras que conforman el sistema gasista español”, destaca la asociación.

Este último comentario de Sedigas lleva a la segunda parte de la cuestión: ¿por qué en España existen tantas infraestructuras, más conocidas como plantas regasificadoras, destinadas a la recepción y trato del gas natural licuado?

Según el experto energético Jorge Morales de Labra la razón se encuentra en las centrales de ciclo combinado. Estas instalaciones llevan años trabajando muy por debajo de su capacidad energética debido, entre otras cosas, al bajón del consumo motivado por la crisis económica. De modo que las autoridades, antes de clausurar o dejar inutilizadas las plantas regasificadoras por las que se supone que tenía que pasar el gas antes de alcanzar estas centrales, ha decidido emplearlas como almacén para la carga de buques. España, de hecho, es el país con más plantas de regasificación de Europa. Tiene siete, anexas a distintos puertos de Galicia, Asturias, Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía.

Por todo esto no es sorprendente comprobar que el negocio no para de crecer. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, en los nueve primeros meses de este año ya ha habido 52 operaciones de carga de buques en el conjunto del sistema. Es decir, la misma cifra que la registrada durante todo el pasado ejercicio. Así que para finales de año Enagás estima que el número de recargas aumente un 210% respecto a 2013. El gestor de las grandes infraestructuras de transporte de gas en España también ha resaltado que la mayor parte de los metaneros que son recargados en España van hacia Latinoamérica.

Otros países también cuentan con unas instalaciones parecidas a las españolas, como por ejemplo Japón. Pero allí la crisis económica no ha resentido el consumo interno por lo que se consume todo el GNL que llega al país. Así que no hay opción para que sus regasificadoras ejerzan de almacén para contratistas.

Este año además el bajo consumo en España se ha agravado por unas temperaturas más benignas en el periodo invernal -según señala Sedigas-, lo que ha provocado un menor encendido de calefacciones por parte de los hogares y el sector comercial. El periodo invernal de 2014 (enero-abril) ha sido más cálido de lo habitual, con una temperatura media de 11,56ºC.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA