El ‘intermediario’ entre Liberbank y el BdE abandonó la entidad justo antes del examen de Draghi

Sucursal de Liberbank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El banco liderado por Cajastur fue el que peor nota sacó en los test de estrés en España, con un déficit de capital de 32 millones. Liberbank fue el único banco español que no logró superar el examen global a la banca realizado por el Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA), aunque sólo por 32 millones de euros. Por ello, la marcha hace apenas dos meses desque fuera director del Área de Control Global del Riesgo y Regulación de la entidad ha despertado las suspicacias de los sindicatos, que se preguntan si se marchó por “voluntad propia o fue cesado”.

En concreto, el 29 de agosto se notificó que el profesor Carlos Monasterio, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, dejaba la dirección de Liberbank, que compatibilizaba con la actividad académica. Monasterio se había incorporado a Cajastur en 2008 para dirigir el control de riesgo y la relación con el Banco de España. Luego asumió en Liberbank el área de regulación, cumplimiento normativo y relación con los reguladores.

La sección sindical de CSI en Liberbank, que llega a calificar esta marcha de “huida”, señala en un comunicado que es “como mínimo, sospechoso”, que “el principal responsable de las relaciones con las autoridades económicas europeas salga de la entidad menos de dos meses antes de los test de estrés”. “Que no se expliquen los motivos de su marcha es más sospechoso todavía”, añade la formación, y “que se informe de esa manera tan ladina de su baja aumenta más aún la sospecha acerca de problemas graves en la entidad”.

El sindicato se pregunta si “sabremos algún día los motivos reales de la vuelta del señor Monasterio a la universidad” o “si cobró algún tipo de indemnización extraordinaria por su rescisión de contrato y/o por su silencio”.

Liberbank fue el único banco español que suspendió la evaluación global. Al banco surgido de la fusión de Cajastur (CCM), Caja Cantabria y Caja Extremadura le faltaron apenas 32,24 millones de euros para lograr superar la prueba. En concreto, el core equity Tier 1 o CET1 -capital de máxima calidad- de la entidad se quedaba en el 7,82% al cierre de diciembre de 2013 ajustado por la revisión de calidad de los activos (AQR), 18 puntos básicos por debajo del mínimo exigido. No obstante, sí logró superar las pruebas de los test de estrés en el escenario adverso, con una ratio del 5,62%, aunque fue la peor nota de toda la banca española.

El banco ha emitido ya 574,84 millones de euros en instrumentos de capital computables como CET1, y ha convertido instrumentos híbridos en capital en otros 61,86 millones. Por contra, la entidad, que canjeó de manera forzosa sus preferentes por acciones, ha incurrido en sanciones o gastos judiciales entre enero y septiembre por 20,83 millones. Si se tienen en cuenta las medidas adoptadas ya por Liberbank, la entidad pasaría la prueba con un margen de dos puntos porcentuales.