¿Cobrar por los depósitos? El lado oscuro del escenario de bajos tipos

Sede del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La banca internacional empieza a trasladar a sus clientes el tipo de interés negativo que le aplica el BCE por guardar dinero en su ‘hucha’. Los depósitos bancarios son unos de los productos más habituales que contratan los ahorradores para obtener alguna rentabilidad por su dinero. Pero esta situación podría tener sus días contados tras las últimas medidas anunciadas por Mario Draghi, que ha pasado a penalizar con un 0,20% a los bancos que utilicen la ‘hucha’ del Banco Central Europeo (BCE).

En respuesta, algunas entidades internacionales han comenzado a cobrar también a sus clientes por sus depósitos en euros, aunque de momento la banca comercial española es ajena a estas prácticas.

De momento, el peaje por los depósitos en euros es exclusivo de algunos grandes bancos internacionales. Es el caso del Bank of New York Mellon Corp, que comenzó a cobrar por los depósitos en euros el 1 de octubre, según ha asegurado su director financiero Todd Gibbons en declaraciones a la prensa estadounidense. El también estadounidense Goldman Sachs y el suizo Credit Suisse comienzan a apostar asimismo por estas prácticas, al igual que JP Morgan.

Los movimientos de estas entidades se producen después de que el BCE decidiese en su reunión de septiembre no sólo rebajar en diez puntos básicos los tipos de interés, hasta el mínimo histórico del 0,05%, sino también ampliar la penalización de los depósitos de la banca en la hucha del BCE, del -0,10% al -0,20%.

No obstante, la banca comercial española por el momento ni se plantea empezar a cobrar los depósitos bancarios, si bien obviamente las rentabilidades que ofrecen los productos de ahorro dejan mucho que desear si se comparan con las que se ofrecían hace apenas un par de años, en plena guerra del pasivo.

Según las últimas cifras del Banco de España a julio de este año (antes de las últimas medidas del BCE), de media los bancos españoles pagan una rentabilidad de un 0,79% por los depósitos a un año, por el 1,11% a un plazo de dos años o más. En los depósitos a la vista (cuentas corrientes y libretas), los intereses son de media del 0,20%.