La factura de la luz y el fin de las rebajas elevan el IPC en septiembre un 0,2%

Billetes de euro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En tasa interanual la inflación suavizó tres décimas su caída aunque se mantuvo en negativo con una tasa del -0,2%. El índice de precios de consumo (IPC) subió un 0,2% en septiembre respecto a agosto, mientras que en su tasa interanual suavizó su caída en tres décimas hasta el -0,2%, según las cifras que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), debido fundamentalmente a la subida en la factura de la luz.

En concreto, en tasa interanual el componente de Vivienda registró una variación del 2,2%, más de un punto por encima de la registrada en agosto, como consecuencia de la subida de los precios de la electricidad este mes. Por su parte, el componente de Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó su tasa casi un punto y medio, hasta el –0,8%. Destacaron en esta evolución las frutas frescas, cuyos precios descendieron este mes menos que en 2013 y, en menor medida, la subida de los precios de las legumbres y hortalizas frescas frente a la estabilidad registrada el año pasado.

Por su parte, el Transporte presentó una variación del –1,0%, seis décimas inferior a la del mes anterior. Esta disminución se debió al descenso de los precios de los carburantes y lubricantes, frente al aumento registrado en septiembre de 2013. También influyó la bajada de los precios del transporte aéreo, mayor este mes que el año pasado.

En lo que se refiere a la variación mensual, el Vestido y calzado, con una tasa del 4,9%, reflejó el comportamiento de los precios tras la finalización del periodo de rebajas y el inicio de la temporada de invierno. En el IPC mensual también destacó el componente Vivienda, con una tasa del 1,4% por el aumento de los precios de la electricidad, ha destacado el INE.

Por su parte, entre los grupos con repercusión negativa en el índice general destacó Ocio y cultura, que presentó una variación del –2,8% fundamentalmente por el descenso de los precios del viaje organizado, habitual en esta época del año.