CCOO se da una semana para “depurar responsabilidades” de las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid

Sucursal de Caja Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sindicato recuerda que el control y vigilancia de la caja correspondía al Gobierno de la Comunidad de Madrid, que presidía Esperanza Aguirre. CCOO se ha comprometido a “depurar responsabilidades” en el plazo de una semana tras conocer “por los medios de comunicación” que tres representantes del sindicato se han visto involucrados en el escándalo de las ‘tarjetas b’ de las que disfrutaron 86 exconsejeros y antiguos directivos de Caja Madrid, con un gasto de más de 15,5 millones de euros.

“CCOO de Madrid decidió participar en los órganos de gobierno de Caja Madrid y comprometerse con la misma con el objetivo de defender el modelo de servicio financiero que suponían y que estaba siendo amenazado por la presión del lobby bancario”, señala el sindicato en un comunicado en el que reconoce que “el escándalo de las ‘tarjetas b’ rompe con todo esto”, al tiempo que “pone un manto de oscuridad al trabajo y la lucha llevada a cabo”.

Por ello, CCOO muestra su “sorpresa y su más absoluto rechazo a esta intolerable actuación” y promete “depurar responsabilidades de las personas implicadas vinculadas a CCOO de Madrid”. El sindicato acelerará la investigación iniciada “para conocer los hechos, las razones y las justificaciones, si las hubiera, de las personas implicadas y con los resultados obtenidos habiendo escuchado a todos, proceder en consecuencia en el plazo de una semana”. “Dada la gravedad de los hechos”, advierte, “si no se presentan las justificaciones oportunas y existe una máxima colaboración, se iniciará un procedimiento de expulsión del sindicato”.

El sindicato recuerda además que en los años en los que se produjeron los hechos “la responsabilidad de control y vigilancia de la Caja fue competencia del Gobierno regional, a través de su Consejería de Economía y Hacienda”. Por ello, exige “su implicación en la recuperación de todos los recursos dilapidados, la depuración de responsabilidades y su contribución para que la justicia actúe con celeridad”.

Asimismo, solicitará a la Fundación de Caja Madrid toda la información existente sobre el uso de estas tarjetas, los conceptos en los que se gastó y las cantidades que corresponden a cada una de las personas vinculadas a CCOO.

Por último, la Comisión Ejecutiva cree que también “debe pedir disculpas a todos los trabajadores y trabajadoras madrileños y a la ciudadanía en general, así como asumir las responsabilidades que como organización nos corresponda, contribuyendo a rectificar lo mal hecho y a mandar un mensaje claro de que CCOO es transparente y juega limpio”.