Aluvión de dimisiones tras el escándalo de las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid

Tarjetas de crédito
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La última dimisión, por el momento, es la del responsable de la Secretaría de Estudios de CCOO, Rodolfo Benito. El escándalo de las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid y Bankia sigue cobrándose más dimisiones. Tras las renuncias conocidas ayer, entre ellas las de la presidenta de la Fundación Caja Madrid Carmen Cafranga, hoy se han conocido las marchas de altos cargos de UGT, CCOO o el Partido Socialista Madrileño.

La última dimisión, por el momento, es la del responsable de la Secretaría de Estudios de CCOO, Rodolfo Benito, que abandona su cargo en la Ejecutiva del sindicato.

Así lo ha anunciado el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en una comparecencia realizada este viernes, en la que ha apuntado que Benito, que entró en la Ejecutiva del sindicato de su mano en el año 2004, dejaría su cargo en la dirección del sindicato. Benito lideró durante años el sector crítico dentro de la organización, en el periodo en el que el secretario general fue José María Fidalgo. Benito gastó 140.600 euros con la tarjeta que le entregó Caja Madrid.

También en el entorno sindical, el secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, ha presentado este viernes su dimisión al secretario general del sindicato, Cándido Méndez, tras aparecer su nombre entre los consejeros de Caja Madrid que habrían usado fraudulentamente tarjetas de crédito de la entidad. En su caso, el gasto fue de 44.200 euros.

Esta misma mañana, el socialista Ángel Gómez del Pulgar ha abandonado la Ejecutiva del PSM, donde ostentaba un cargo como vocal, tras conocerse que su nombre estaba en la lista de los consejeros de Caja Madrid que usaron la ‘tarjeta b’. En concretó, gastó 149.700 euros.

Ayer fue el turno de Carmen Cafranga de presentar su dimisión de la presidencia de la Fundación Caja Madrid tras conocerse que gastó 175.200 euros con su tarjeta opaca de la entidad. Otro caso sonado ha sido el del cese (no dimisión) del director general de Economía de la Comunidad de Madrid, Pablo Abejas, que gastó 246.700 euros desde 2006 a 2012 con tarjetas de crédito supuestamente opacas.