Ecologistas niega que Carmena sea una “arboricida” y apoya la tala masiva por seguridad

Parque del Retiro de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ecologistas en Acción respalda la tala masiva que en Madrid ha intensificado el equipo de Manuela Carmena después de que la caída de un árbol en El Retiro le costará la vida a un niño de cuatro años. Esta ONG niega contundentemente que se pueda tachar al Ayuntamiento de Madrid de “arboricida” por dicha actuación, acusación que están realizando algunos colectivos de vecinos, ya que considera que el mal estado de los árboles de la ciudad se debe, “en buena parte, a la deficiente gestión heredada del pasado”, es decir de la gestión que realizó el Gobierno municipal del Partido Popular. Además, explica que por cuestiones de seguridad, hay que retirar miles de árboles de la calle de inmediato, ya que hay decenas de informes encima de la mesa que aconsejan dichas talas y reposiciones.

La organización ecologista considera que “la nueva corporación de Ahora Madrid al hacerse cargo de la gestión ha decidido mirar el problema con realismo” y recalca que para contrarrestar las lógicas movilizaciones de los vecinos contra las talas necesarias lo único que es útil es que el Ayuntamiento informe a los ciudadanos y no trabaje a sus espaldas. Aunque desde Ecologistas dicen entender la suspicacia de los vecinos debido a que “las talas masivas, realizadas en el pasado, para llevar a cabo obras especulativas han hecho que el madrileño sea desconfiado a la hora de entender nuevas actuaciones.

El problema del arbolado

Ecologistas recuerda que lleva muchos años denunciando el mal estado de los árboles de la ciudad y explica que esto se esto se debe a varios factores, insistiendo a que “en el momento presente estamos asistiendo a las consecuencias de decisiones que se tomaron, en muchos casos, hace años”.

La organización medioambiental estima que el mal estado actual se debe a que “se ha primado la cantidad sobre la calidad del arbolado” y a que la planificación ha sido deficiente. Haciendo notar que “no se han tenido en cuenta en cuenta las especies y su proyección de envergadura futura”, tampoco se han respetado los marcos de plantación, es decir la distancia entre los árboles, y no ha existido un Plan Director de arbolado para la ciudad.

La organización explica que a fruto de esta falta de planificación “son las podas inadecuadas que se han realizado, estas podas han supuesto una tala aplazada y un deterioro prematuro de la salud de los árboles”. Alertando que en muchos casos estos sufren podredumbres y daños estructurales, que provocan caídas de ramas y accidentes.

Además, Ecologistas explica que “en algunos jardines históricos como Retiro, Parque del Oeste o Fuente del Berro la utilización de agua reciclada en los riegos ha supuesto la debilidad, muerte y consiguiente tala de un importante número de ejemplares viejos como cedros y pinos centenarios”. Una circunstancia que consideran no ha sido explicada suficientemente a los vecinos.

Igualmente, sostienen que “la instalación de praderas sobre jardinería consolidada en parques y jardines viejos ha supuesto el debilitamiento de los sistemas radiculares de muchos árboles como grandes pinos piñoneros y el aumento de la posibilidad de vuelcos, como está sucediendo estos días”.

Otro factor a tener en cuenta, en opinión de Ecologistas, es que “los mantenimientos del arbolado son deficientes tanto en número de jardineros, como de medios y presupuestos”. Y esto repercute en la formación de los arboricultores de forma negativa. Remarcando que “los últimos contratos integrales, blindados para diez años, que engloban limpieza, jardines y arbolado han supuesto nuevos deterioros en el servicio” con lo que “las tareas de mantenimiento se hacen de forma deficitaria sencillamente porque los jardineros no llegan”.

Asimismo, señalan que las talas y reposiciones necesarias en toda gestión del arbolado al contar con presupuestos escasos o no se han producido (para evitar alarma social) o se han realizado de manera irregular con lo cual muchas nuevas plantaciones carentes de mantenimiento no prosperan y se producen marras que de nuevo alarman a la población. A lo que habría que añadir que “se han realizado obras en paseos y aceras que han dañado muchos árboles”, unas consecuencias tardan tiempo en ser patentes.

Y concluyen que al no hacerse la retirada y la reposición anual de arbolado en las calles y jardines se han ido acumulado miles de árboles en mal estado.

Más y mejor información

Ecologistas en Acción insiste en que comprende la gravedad de la situación y también las quejas vecinales por lo que valora positivamente la creación de lugares de encuentro y debate sobre el arbolado, como es la Mesa del Árbol, donde diferentes agentes sociales y expertos analizan la situación del arbolado en la ciudad, ya que lo considera “un cambio de tendencia significativo con la falta de información y participación pública de la etapa anterior”.

Y adelanta que cualquier actuación que se realice sobre el arbolado desde dicho foro contará con los informes pertinentes que incluirán aspectos sociales y afectivos y las medidas de información y participación necesarias, comprometiéndose a que “siempre que sea posible se graduaran las actuaciones en el tiempo”.

Pero además, da un tirón de orejas al Ayuntamiento al recordar que “debe existir una estrategia de comunicación que permita a los ciudadanos entender lo que pasa con sus árboles y no encontrarse con actuaciones irreversibles que solo provocan dolor sentimental” al que aconseja hacer declaraciones públicas en este sentido. Y anuncian que apoyarán a los vecinos que exijan más información y explicaciones ante el daño ambiental y emocional que se está sufriendo en la ciudad con la pérdida de miles de árboles.