Dimite el director de Frontex por las devoluciones en caliente

menores

El francés Fabrice Leggeri, director ejecutivo de la Agencia de Fronteras Europeas (Frontex), ha presentado la dimisión de su cargo tras una investigación sobre el funcionamiento de la entidad y la confirmación de que se han producido devoluciones de emigrantes en caliente de modo irregular. La decisión se produce en un momento de máxima tensión ante la entrada masiva de refugiados ucranianos por las fronteras del este de Europa. Leggeri llevaba al frente de la entidad desde 2015 y había renovado su mandato en 2019.

La investigación ha sido desarrollada por la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF) y ha destapado una cierta opacidad en la gestión que ha llevado a su máximo responsable a enviar una carta al presidente del consejo de administración de la agencia.

El primero en reaccionar ha sido el eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, que ha calificado a Frontex como “una agencia criminal responsable de la necropolítica de la Europa fortaleza que ha contado con el apoyo institucional y financiero de la UE”. Según su criterio la dimisión obedece más a los posibles fraudes detectados en la gestión que a las problemáticas devoluciones en caliente.

La Agencia Europea, con sede en Varsovia, fue creada para mejorar la coordinación y la eficacia en las fronteras europeas pero las sucesivas crisis en España, Italia y los países del este han ido quebrando la credibilidad en ella. Desde hace meses la gestión de Leggeri -que es un alto funcionario francés- era objeto de numerosas críticas por parte de las autoridades comunitarias. Además de las devoluciones irregulares se han detectado otros problemas que han ido cerrando el círculo sobre el director general hasta que el jueves remitió la carta con su dimisión.

Según la versión del eurodiputado de Anticapitalistas, Miguel Urban, España ha intentado colocar a un funcionario español al frente de la Agencia. En cualquier caso se trata de una de las entidades comunitarias en las que se han generado más tensiones durante estos años y que hace frente a uno de los fenómenos más intensos que sufre Europa con la llegada masiva tanto de refugiados como de emigrantes que buscan una mejora en sus condiciones de vida.

Hace unas fechas la UE había anunciado que destinará 12.800 millones de euros para proteger su s fronteras y mejorar la eficacia y el control de Frontex.