Díaz y Sánchez dirimen el futuro del PSOE en unas primarias de incierto resultado

Debate PSOE Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Más de siete meses han pasado desde el convulso Comité Federal del PSOE del 1 de octubre que supuso el “derrocamiento” de Pedro Sánchez como secretario general y el nombramiento de una Gestora presidida por Javier Fernández. Un tiempo en el que los socialistas han llevado al terreno de lo público su guerra interna. Este domingo este capítulo de la historia del partido del puño y la rosa llegará a su fin con la celebración de las primarias. Los militantes eligen hoy a la persona que dirigirá el PSOE los próximos años. Y no hay un claro favorito.

A pesar de que el primero en saltar al ruedo de las primarias fue el exlehendakari Patxi López, algo que nadie esperaba, la lucha por la Secretaría General del PSOE parece cosa de dos: Pedro Sánchez y Susana Díaz. Al final el exlíder socialista sí recorrió España con su coche para volver a estar al frente de Ferraz, tal y como anunció en el Congreso de los Diputados el día que abandonó su escaño para no abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy. Asimismo, la presidenta de Andalucía, tras mucho tiempo jugando al despiste, dio por fin un paso al frente y presentó su candidatura para liderar el PSOE.

Ambos han protagonizado durante estas semanas un duelo más propio de una película del oeste, en el que la amenaza de ruptura no era descabellada en algunos momentos. Los socialistas se han dividido entre los partidarios de Susana Díaz o los afines de Pedro Sánchez. O de mamá o de papá. Aunque muchos han evitado este dilema y se han decantado por Patxi López.

El exsecretario general ha hecho de su “derrocamiento” en el mencionado Comité Federal y de la abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy los ejes de su campaña y se ha presentado como el candidato de la militancia frente al aparato. Un discurso al que ha ayudado la propia Díaz al rodearse en sus mítines de la ‘vieja guardia’ del partido. Ha sido habitual ver a la presidenta de Andalucía junto a Felipe González, Alfonso Guerra o José Luis Rodríguez Zapatero, aunque también ha contado con el respaldo de destacados barones del partido, que han pedido el voto por ella.

El trabajo y esfuerzo de los candidatos se pondrá a prueba en la votación de este domingo. Una cita en las urnas en la que puede pasar de todo si se tienen en cuenta los resultados de los avales. La candidatura de Susana Díaz logró reunir 60.231 firmas frente a las 53.692 de Pedro Sánchez. Una diferencia de poco más de 6.000 avales que dio alas a los ‘sanchistas’, que vieron que había partido. Por su parte, Patxi López consiguió 10.866 apoyos.

La recta final de estas primarias ha estado salpicada por las sospechas de un posible ‘pucherazo’. El entorno del exlíder del PSOE ha alertado en los últimos días sobre la posibilidad de que se produzca un ‘pucherazo’ a la vista del “juego sucio” del que han hecho gala los partidarios de Susana Díaz y de la falta de neutralidad de la Gestora.

En declaraciones a ElBoletín.com, el equipo de campaña de Sánchez no ha escondido sus temores de que la votación no sea limpia y pasen “cosas raras” en las urnas que se instalarán en los casi 3.000 centros de votación que el PSOE habilitará en España, así como en Europa y en América.

Estos socialistas sospechan que se puede adulterar el resultado en algunas agrupaciones. En concreto, en las más pequeñas, en las que es normal que no haya interventores de todos los candidatos. Una situación que alguien podría aprovechar para ‘meter mano’ en la urna, aseguran los ‘sanchistas’. De ahí que se propongan ejercer el mayor control posible. Y es que el resultado de las primarias puede ser tan ajustado que un puñado de votos podría decantar la balanza a favor de Sánchez o de Díaz.

Alta participación

A la espera de ver si estos temores se cumplen, lo que está claro es que hay 187.949 militantes socialistas llamados a participar en la elección del nuevo líder del partido. Un proceso en el que la dirección nacional espera que haya una alta participación, a tenor de lo que pasó en la recogida de avales cuando más de un 65% del censo dio públicamente su apoyo a uno de los tres aspirantes.

El horario de votación es de 10 a 20 horas, salvo en Canarias y América donde el cierre tendrá lugar a las 21:00 hora peninsular. No obstante, en las agrupaciones de menos de 100 militantes puede que haya una jornada reducida, con un mínimo de cuatro horas para poder votar.

En total se han habilitado 5.000 urnas y se han repartido 1.100.000 papeletas (300.000 de cada candidato y 200.000 de voto en blanco) en los centros de votación, donde habrá cabinas o habitaciones separadas para garantizar el ejercicio secreto del voto.

Desde Ferraz se ofrecerá un avance de participación a partir de las 15 horas. En cuanto al escrutinio, se irán volcando datos en la web del PSOE (www.psoe.es) a partir de las 21 horas.