Deutsche Bank recurre al alemán Christian Sewing para recuperar el “hambre” de negocios

Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras varias semanas de rumores, finalmente Deutsche Bank anunció anoche la marcha de su CEO, John Cryan, sustituido con efectos inmediatos por el hasta ahora vicepresidente Christian Sewing, que se convierte en el primer alemán en coger las riendas del gigante bancario en tres lustros. Las acciones de la entidad subían con fuerza durante la mañana: un 2,70% hasta los 11,65 euros.

No sólo Cryan abandona el banco, sino también el vicepresidente Marcus Schenk. Para sustituirlos, el consejo de supervisión ha nombrado a dos nuevos vicepresidentes, Garth Ritchie y Karl von Rohr.

“Nuestro comienzo del año fue sólido, pero ‘sólido’ no puede ser nuestra ambición”, ha señalado Sewing en una carta al personal de Deutsche Bank que recoge Bloomberg. “En lo que se refiere a nuestros ingresos, tenemos que recuperar nuestra hambre por los negocios”.

Empleado de toda la vida de Deutsche Bank, Sewing, de 47 años, era desde el 1 de enero de 2015 miembro del comité ejecutivo de Deutsche Bank y desde marzo de 2017 vicepresidente. A primera vista, su nombramiento parece dirigido a completar la tarea que Cryan comenzó pero no pudo acabar lo suficientemente rápido: reducir por un lado el banco de inversión de Deutsche Bank y conseguir por otro que las operaciones minoristas y comerciales nacionales formen un todo coherente. En su memorando, Sewing ha avisado que planea “adaptar aún más nuestros ingresos, costes y estructura de capital” en el banco de inversión.

“Analizaremos a fondo cómo queremos posicionar este pilar de nuestro banco en un entorno de mercado difícil”, ha defendido. “La prioridad es aprovechar nuestras fortalezas y asignar nuestras inversiones en consecuencia. Y al mismo tiempo buscaremos liberar la capacidad de crecimiento alejándonos de aquellas áreas en las que no somos suficientemente rentables”.