“Despacito”: Los analistas tienen claro cómo se hará la retirada de estímulos del BCE

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A finales del mes de junio, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, parecía abrir la puerta a una retirada de los estímulos durante un discurso en Sintra (Portugal) en el que señaló que la institución “ajustaría sus políticas” para “acompañar a la recuperación”. Tras estas palabras, que tuvieron que ser matizadas por su propio entorno, el banquero italiano no ha vuelto a hacer referencia a la política monetaria –ni siquiera durante el encuentro de Jackson Hole-, manteniendo un perfil bajo durante los últimos dos meses.

Este jueves tendrá que romper su silencio: en Frankfurt se reunirá el Consejo de Gobierno del BCE para celebrar su reunión de política monetaria y tras ella, como es habitual, comparecerá Draghi ante los medios. No obstante, los analistas no esperan demasiadas novedades en esta cita, sino que fijan para octubre los futuros anuncios.

Así lo consideran los expertos de BofA Merrill Lynch Global Research en un informe semanal que ya en su mismo título deja claras las expectativas de esta reunión: ‘Despacito’. “No esperamos una decisión sobre el destino del QE” avisan los analistas, que añaden que “el endurecimiento de las condiciones monetarias y financieras impulsado por el euro probablemente hará que el banco central sea más sensible que de costumbre a las percepciones del mercado sobre el diferencial de política con la Fed”.

El banco de inversión estadounidense es de la opinión de que “el BCE anunciará en octubre que la QE se ampliará en seis meses con 40.000 millones de euros al mes”, frente a los 60.000 millones mensuales actuales. “Pensamos que el BCE descompondrá las compras mensuales hasta cero a lo largo de la segunda mitad de 2018”, señala el equipo de análisis de BofA, “pero al BCE le gusta mantener la mayor factibilidad posible, por lo que un anuncio de la ‘estrategia de salida completa’ parece improbable, incluso en octubre”.

Los analistas de Ebury también esperan que la decisión de extender la compra de deuda, pero a un ritmo reducido, “sea aplazada hasta octubre o diciembre”. A juicio de la institución financiera especializada en intercambio de divisas, las discusiones clave del jueves serán en torno a las proyecciones para la inflación.

En este sentido, Ebury espera ver una revisión significativa a la baja de las previsiones del BCE, “que probablemente serán explícitamente imputadas a la fortaleza de la moneda, tanto en el informe como en la rueda de prensa del presidente Draghi. Para Ebury, los riesgos para el euro en torno a esta reunión “están sesgados a la baja”.