Nacen los ‘personal shopper’ inmobiliarios para atraer a millonarios rusos a España

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los clientes que recurren a ellos se ahorran entre un 10-15% del precio final del inmueble. Nacieron en EEUU en la década de los 80 vinculados al mundo de la moda, ahora llegan a España en el sector inmobiliario. Los personal Shopper de las ‘casas’ crean una asociación ante la llegada de capital extranjero que quiere invertir en ladrillo en España, pero que no conoce ni el mercado ni tan si quiere el país. Los servicios de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario tienen su origen en 2010 y nace con la finalidad, señala Enric Jiménez, presidente de la Asociación, de “adaptarse a las necesidades del consumirdor/comprador”.

Hay tres clientes muy diferenciados que buscan estos servicios; los primeros y más potentes son los extranjeros con capitales elevados que buscan un inmueble en España y son exigentes a la hora de comprar una segunda vivienda, además de que les “lleven de la mano” por un mercado que desconocen. En segundo lugar, están los ejecutivos nacionales, sin tiempo que perder que delegan o que solicitan el servicio del personal shopper para que sea sus ojos y su cerebro de operaciones, para que ellos no pierdan el poco tiempo del que disponen. Por último están las empresas en fase de expansión que buscan locales.

En cuanto al precio de este servicio se encuentra entre un 2 y 3% del precio final de las operaciones, pero Iñaki Unsuain, otro de los socios de la asociación, asegura que “el precio no tiene nada que ver con el precio final”. Los honorarios son fijos y esto es lo que “nos diferencia de otras inmobiliarias”. Confirman que “cada proyecto es un mundo, y nos adaptamos a las necesidades del cliente. Hay operaciones de 5.000 euros y otras de 10.000”. Reitera Rafael Vigo, responsable de Somrie Madrid, que lo que la asociación lo que busca es que “el cliente encuentre la mejor vivienda, al mejor precio y con las mejores condiciones, de la forma más sencilla”.

Un personal shopper del sector inmobilario trabaja sobre cuatro pilares, especialmente ahorrando tiempo, dinero y preocupaciones. Pero los expertos también indican que los clientes también se ahorran los “conflictos de intereses que surgen en las inmobiliarias al uso”. Desde la asociación aseguran que “trabajan para negociar a favor de la persona, sacando los mejores precios”. Esta labor conlleva que el sentimiento final del comprador “sea de despreocupación de de total confianza a la hora de elegir su vivienda”, afirma Jiménez.

Esta figura existente en otros países y ante su éxito en ciudades como Inglaterra o Canadá, quiere ser implantada en España. Desde la Asociación de Personal Shopper Inmobiliario lo que buscan son nuevos socios en distintas ciudades claves como son Málaga, Valencia, Bilbao, San Sebastián o Madrid, además de las islas.

Videos de la noticia

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA