La ‘nueva SGAE’ recibe otro golpe: dimite el presidente de la Fundación

Sede de la SGAE

Onetti deja el cargo por ‘por motivos personales’ con otro escándalo financiero sin aclarar de la era ‘postTeddy Bautista’ como telón de fondo. La nueva SGAE surgida tras la polémica destitución de Teddy Bautista sigue a la deriva. Hoy mismo, ha presentado su dimisión en una carta a los socios el presidente de la Fundación, Antonio Ruiz Onetti, se escuda en motivos personales para abandonar este cargo y, a la vez, abandonar la junta directiva de la entidad de gestión.

La Fundación SGAE, antes fundación Autor, es la entidad en la que reside la propiedad de la red de teatros Arteria, construida en su día por el equipo de gestión de Bautista y cuya ‘liquidación’ era la tarea principal a la que tenía que dedicarse Onetti, según el mandato recibido de la Junta Directiva que entonces presidía Antón Reixa, cuando le designó para el cargo tras llegar al poder en mayo de 2012.

Onetti, fue, por lo tanto, el firmante en septiembre de ese año, del polémico contrato con Thesan Capital, en virtud del cuál, la entidad de gestión se comprometía a pagar 500.000 euros fijos a esta firma, incluso si no tenía éxito y no lograba vender ninguno de los teatros de Arteria.

Evidentemente, el contrato también incluía unas comisiones variables sobre las que, sin embargo, hubo algunas discrepancias que pudieron ser la causa de que el propio Onetti y Fermín Cabal, dos de los principales apoyos de Reixa cuando alcanzó la presidencia de la SGAE pusiera en marcha el proceso que culminó con su destitución y su sustitución, sin elecciones de por medio, por el actual presidente José Luis Acosta.

En junio del pasado año, Onetti presentó un informe al Patronato de la Fundación Autor al que ha tenido acceso Elboletin.com, en el que se detallaban esas presuntas irregularidades y se daba a entender que algunos hombres de Reixa habían llegado a acuerdos con Thesan sin informar a Onetti ni al Patronato.

Nomura

Aparentemente, tras ese informe la Fundación suspendió el contrato con Thesan. Esta firma es una filial del banco de inversión japonés Nomura, que, según algunas informaciones publicadas por varios portales de Internet, ha tenido como consejeros a personajes tan ilustres como Ignacio López del Hierro, el marido de María Dolores de Cospedal.

Algunas fuentes consultadas por este diario consideran que tras los motivos personales que aduce Onetti en su carta de dimisión podrían esconderse otras razones, como su supuesta responsabilidad en la firma de los contratos con Thesan, que algunos socios han pedido a la justicia que investigue en una querella criminal presentada la semana pasada contra el ya exsecretario general de la SGAE Pablo Hernández.

La denuncia entregada al juez decano de Madrid se basa en varias informaciones periodísticas aparecidas recientemente en las que se dan detalles sobre supuestas actuaciones ilegales de Hernández que se remontarían a 1997, momento en que entró a trabajar en la entidad, donde llegó a ocupar el cargo de director del Servicio Jurídico y a manejar un presupuesto de unos cinco millones de euros que, según la denuncia, habría manejado a su antojo.

Posibles delitos

Entres los posibles delitos estarían, según los denunciantes, el haber encargado informes a consultoras, que no tenían valor alguno y eran auténticos ‘corta y pegas’ y haber pagado millones de euros por ellos o haber pagado facturas a Inmoconsulting Collado por servicios inexistentes a la SGAE.

También estaría el hecho de que Hernández, habría asesorado ilegalmente a Kiss FM en un litigio contra Onda Cero que permitió a la cadena de Blas Herrero embolsarse 205 millones de euros.

Y, como hemos dicho antes, la onda expansiva de esta acción judicial podría, en opinión de algunos expertos jurídicos, poner también en aprietos a Onetti, por lo que dejar su cargo es una de las pocas opciones de las que dispondría ahora.

Al fin y al cabo, con o sin su conocimiento, estos contratos se habrían firmado en 2012, cuando el era el presidente de la Fundación y cuando ya se había borrado de los órganos de gestión de la institución cualquier rastro del equipo de Teddy Bautista.

La salida de Onetti no se hará efectiva hasta el próximo mes de marzo cuando sea aceptada por la Junta Directiva en su reunión ordinaria. Este nuevo escándalo parece dar la razón a quienes aseguran que Acosta no superará como presidente la próxima Asamblea General de Socios de la SGAE que tendrá lugar en junio.