El ADN confirma la autenticidad de la cabeza momificada de Enrique IV

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una investigación internacional confirmó la autenticidad de la cabeza momificada atribuida al rey francés Enrique IV, fundador de la casa de Borbón, informó Efe.

Los investigadores, entre ellos miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, recuperaron material genético de esta reliquia y la compararon con restos de sangre del decapitado Luis XVI, uno de sus descendientes.

La muestra de sangre de Luis XVI fue hallada en el interior de una calabaza que guardó un pañuelo con la sangre de éste, depositado por un testigo de la ejecución del monarca, en 1793, tal como refleja la decoración de la calabaza.

Los resultados, publicados en la revista Forensic Science International, revelan que el ADN de la sangre del pañuelo y el de la cabeza momificada pertenecen a la misma línea de descendencia paterna y mantienen una distancia de siete generaciones, informó hoy el CSIC en una nota de prensa.

Dichas características son las mismas que relacionan el parentesco entre ambos monarcas franceses.

Del trabajo se desprende que la genética de los monarcas consta de un linaje de cromosoma Y extremadamente raro en las poblaciones actuales.

Al ser Enrique IV el fundador de la actual Casa Borbón, todos los miembros varones actuales de dicha casa deberían tener este mismo cromosoma Y.