El ‘killer’ de Manchester

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dicen que las operadoras de telefonía congregan el mayor número de reclamaciones pero una cosa es quejarse y otra muy distinta acabar con la tienda por completo. Eso es lo que hizo un cliente insatisfecho con un local de T-Mobile, en Manchester, Inglaterra, del que no dejó títere con cabeza.

Numerosas personas se congregaron en la calle para ver cómo el individuo destrozaba el establecimiento, tirando estanterías y vacianda tranquilamente dos extintores y uno de estos testigos subió el vídeo a Youtube.

El espectáculo acabó cuando llegaron cinco policías que detuvieron al cliente enfadado. Bueno, que dicho enfadado, encolerizado. Eso sí con toda la flema británica.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA