Iberdrola encuentra un submarino de la I Guerra Mundial ‘hundido’ por un monstruo marino

HMS Coreopsis
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Se ha encontrado en los trabajos de construcción de un cable submarino para conducir electricidad de los parques eólicos de Escocia a Inglaterra. Los ingenieros marinos que trabajan en el cable que unirá Escocia e Inglaterra para transportar energía renovable, un proyecto llevado a cabo por la filial de Iberdrola ScottishPower y National Grid, han hecho un impresionante hallazgo en las profundidades del mar: un submarino alemán de la Primera Guerra Mundial.
 
Según las pesquisas de los expertos, podría tratarse del UB-85, un submarino que, según la leyenda fue atacado por un “monstruo marino”. Un viejo cuento muy extendido sostiene que su comandante, el capitán Krech, relató en un interrogatorio que había sido embestido por “una extraña bestia” emergió del mar, un monstruo con “ojos grandes”, “cabeza pequeña” y “dientes que se podían ver que brillar a la luz de la luna”.
 
De acuerdo al relato, era tan grande que “todo hombre comenzó a disparar” y comenzó una batalla que continuó hasta que el animal se dejó caer en el mar. Pero en la lucha, el submarino quedó dañado y no podía sumergirse.

Gary Campbell, encargado del Registro Oficial de avistamientos del monstruo del Lago Ness, ha asegurado al respecto que “es totalmente factible que alguna gran criatura marina dañara el submarino. Un informe de la Primera Guerra Mundial del capitán del buque británico HMS Hilary deja claro que los navegantes eran muy conscientes de las grandes ‘monstruos’ del mar, que podrían ser perjudiciales para sus naves”, según un comunicado de ScottishPower. “La historia ha demostrado que ha habido informaciones consistentes de grandes “monstruos” no sólo en los lagos, como el Lago Ness, tembién en aguas abiertas. Durante muchos años, el calamar gigante era conocido como el temible Kraken y dado el tamaño de los océanos, no sería una sorpresa que hubiera muchas especies de gran tamaño todavía por descubrir”, continúa.

Las informaciones oficiales apuntan sin embargo a que el UB-85 fue capturado en la superficie el 30 de abril de 1918 y hundido por un barco patrulla británica, el HMS Coreopsis. Al parecer, la tripulación de un submarino alemán se rindió sin resistencia, para sorpresa de los británicos.

Como apunta el arqueólogo e historiador náutico Innes McCartney, que ha trabajado en la identificación de los restos encontrados, el hallazgo podría por fin resolver el misterio de este extraño naufragio y otros que se han producido en la misma zona.

El buque, de unos 100 años, ha sido descubierto en gran parte intacto.