Continúa el hundimiento de la vivienda en Suecia: los precios ya caen un 17%

La mayoría de economistas calcularon un ajuste del 20% en este cambio de ciclo que pronto podría quedar obsoleto.

Suecia

Suecia

La caída de los precios de la vivienda en Suecia no se detuvo en diciembre, lo que sugiere que 2023 podría ofrecer poco alivio a un mercado inmobiliario ya en dificultades, informa la agencia Bloomberg.

Según la entidad hipotecaria estatal SBAB, los precios del mercado en su conjunto han bajado ya casi un 17% desde los máximos alcanzados en primavera, una cifra que se encuentra muy cerca de las previsiones que barajaban la mayoría de los economistas -incluido el banco central-, que esperaban un descenso del 20% durante este cambio de ciclo y podría quedar desfasado en poco tiempo.

Los nuevos datos resumen un mal año para los propietarios de viviendas y las empresas inmobiliarias suecas, que tienen que adaptarse a la caída del valor de sus propiedades como consecuencia del aumento del coste de la vida y de los préstamos, y de unas perspectivas económicas sombrías.

En diciembre, los precios de la vivienda cayeron un 2% con respecto al mes anterior, ha informado SBAB este lunes, citando un indicador basado en datos de transacciones de su sitio de anuncios inmobiliarios Booli. En noviembre retrocedieron un 2,2% y, en octubre, un 2,3%.

«Si el desempleo aumentara significativamente a raíz de la recesión que se avecina, es importante que los tipos hipotecarios no sigan subiendo», dijo el economista jefe Robert Boije en el comunicado, advirtiendo de que esto podría llevar a una situación «muy difícil» para el mercado inmobiliario, que también podría afectar a la producción de nuevas viviendas.

Los precios de las casas unifamiliares han caído un 19% desde el máximo alcanzado en la primavera de 2022, mientras que los de los apartamentos han bajado un 14%. La mayor caída de los precios de las casas que de los apartamentos se explica en parte por los altos precios de la electricidad, que encarecen la calefacción de las viviendas unifamiliares.

El país nórdico no es el único donde los precios de la vivienda caen en picado. Tras su auge durante la pandemia, las subidas de los tipos de interés de los bancos centrales han desencadenado retrocesos en varios países del mundo, entre ellos Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Más información