Catar 2022: los abusos que denuncian los trabajadores migrantes y sus familias

Trabajadores Qatar

Imagen de trabajadores en Catar.

Arranca el Mundial de Catar. Desde este domingo, y hasta el próximo 18 de diciembre, selecciones de medio mundo se medirán en la máxima competición del fútbol masculino. Y lo harán en una cita que se celebra en una fecha poco habitual y que está rodeada de polémica por la vulneración de derechos humanos del país anfitrión, entre ellos los abusos y muertes de trabajadores, en su inmensa mayoría inmigrantes.

Miles de migrantes han trabajado en la construcción de los estadios y las demás instalaciones necesarias para la celebración de esta competición. Y lo han hecho en condiciones cercanas a la esclavitud. Calor extremo, jornadas interminables y unos alojamientos “miserables” marcaban el día a día de estos trabajadores, según señala Human Rights Watch, que recoge testimonios de estas personas y sus familiares. Entre otros, el de Hari, nombre ficticio para mantener el anonimato.

Este operario de la construcción trabajó en Catar durante 14 años en varias obras, entre ellas en la del estadio Al Janoub. La imagen del país cuando llegó no tiene nada que ver con la actual. No había ninguna de las  espectaculares torres que le caracterizan. Un paisaje, protagonizado ahora por el mundial, que se ha levantado a golpe de abusos laborales. Trabajando con unas temperaturas muy elevadas, Hari tenía que “sacar agua (sudor) de sus zapatos” para calmar la ser.

Al igual que muchos otros de estos trabajadores, Hari abandonó Nepal para irse a Catar cuando su hijo tenía solo 6 meses y solo ha podido verlo 5 veces en 14 años. “Mi hijo no me reconoció cuando volví a Nepal”, afirma. Otros, por su parte, han muerto en las obras del mundial. Una investigación de The Guardian desveló que más de 6.500 trabajadores migrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka han perdido la vida en Catar desde que ganó el derecho a albergar la Copa del Mundo.

Ante esto, trabajadores y familiares exigen una compensación a la FIFA y a las autoridades del país por “los abusos, incluidas muertes inexplicables”, que sufrieron en la preparación de esta competición. “Fueron indispensables para hacer posible la Copa Mundial de 2022, pero ha tenido un gran costo para muchos trabajadores migrantes y sus familias, que no solo hicieron sacrificios personales, sino que también se enfrentaron a un robo generalizado de salarios, lesiones y miles de muertes inexplicables”, defiende Rothna Begum, investigadora principal de Human Rights Watch. “Muchos no pueden celebrar plenamente lo que han construido, y piden a la FIFA y a Catar que pongan remedio a los abusos cometidos”.

Tal y como apunta Human Rights Watch, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dio cuenta de que el gobierno catarí ha reembolsado 320 millones de dólares a las víctimas de abusos salariales a través del Fondo de Apoyo y Seguro para los Trabajadores. No obstante, el fondo no entró en funcionamiento hasta 2020. Esto ha provocado que muchos de estos migrantes no hayan podido disfrutar del mismo.