Casado se aferra al poder ante la crisis de liderazgo desatada por su guerra con Ayuso

    Pablo Casado y Teodoro García Egea

    El líder del PP, Pablo Casado, en una imagen de archivo. (Foto: PP)

    El liderazgo de Pablo Casado al frente del PP está viviendo sus peores días. La guerra interna desatada por el choque con Isabel Díaz Ayuso ha puesto contra las cuerdas al máximo responsable del partido. El cisma ha llegado incluso a la calle. Este domingo miles de personas se manifestaron a las puertas de Génova para cargar contra la dirección nacional y clamar por la dimisión de Casado. Una presión a la que se han sumado varios medios, como el ABC, que le enseñan la puerta de salida. Ante esto, el líder popular se muestra dispuesto a resistir. No va a tirar la toalla (por ahora).

    De nada parece haber servido el intento de Casado y la cúpula del PP por sofocar el enfrentamiento con la presidenta de la Comunidad de Madrid con el cierre del expediente informativo abierto. La pugna sigue. Todos los focos están centrados en Génova. Una expectación que ha tapado hasta la victoria de hace apenas una semana en las elecciones de Castilla y León.

    De poco importa ya las negociaciones que este mismo lunes arranca Alfonso Fernández Mañueco. En el PP las miradas se ciernen sobre su jefe de filas, así como en Teodoro García Egea, a quien muchos culpan de esta crisis.

    Los planes de Pablo Casado pasan por no dar su brazo a torcer ante las voces que claman por su dimisión. Quiere continuar al frente del partido, por lo menos hasta el próximo Congreso Nacional de la formación, previsto para el mes de julio. Y es que, ya han pasado cuatro años desde que se impuso a Soraya Sáenz de Santamaría y tomó las riendas dejadas por Mariano Rajoy. Lejos parecen quedar esos días de alegría por su victoria. Ahora la división es total.

    Incluso, hay quien ya mira hacia Galicia. Según El Mundo, barones del PP habrían pedido al presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, que diera un paso al frente para forzar un congreso extraordinario. Una cita en la que el gallego se hiciera con el poder. Esta idea, la de Feijóo como presidente del partido, no es nueva. Su nombre siempre ha estado en las quinielas como posible líder.

    Por el momento, este lunes Pablo Casado ha convocado una reunión de su comité de dirección. O lo que es lo mismo, de su círculo más cercano en la cúpula del PP para abordar la situación y tratar de hallar una salida.

    De ‘una dimisión obligada’ a ‘pasar ya página de Casado’

    La presión a Casado también se deja notar en los medios de comunicación. Los editoriales sobre su liderazgo se suceden estos días. Este mismo lunes, por ejemplo, el diario ABC se muestra tajante: ‘Casado, una dimisión obligada’. Este medio considera que “lo sucedido en la dirección el PP no es un episodio que afecte a Madrid. Es la marca electoral la que irreversiblemente seguirá inutilizada mientras Casado continúe en ella”.

    “La guerra civil en el Partido Popular se ha hecho tan insostenible y carente de salidas negociadas que Pablo Casado debe dimitir como presidente nacional del partido en las próximas horas”, afirma. Para el ABC “ya no se trata de que sea mejor o peor candidato, sino de que no ha sabido resolver una crisis que ya ha contagiado al partido, a las bases, a la militancia y a millones de votantes en toda España” y se requiere “un cortafuegos definitivo y drástico como único remedio para salvarse de una sangría”.

    “Es el partido lo que está en juego”, remarca antes de calificar de “imprescindible un congreso extraordinario, sin esperar por supuesto al ya previsto en los estatutos del partido para el mes de julio”. En su opinión, “esta crisis no aguanta hasta ese mes, y la militancia debe visualizar un nuevo liderazgo de inmediato”. Por ello, deja claro que “Casado tiene que oír tanto el clamor de los indignados de su partido como el silencio de los que no le apoyan. Debe irse, hoy, ya, mejor que mañana”.

    “El Partido Popular está en una nueva fase. El tiempo de este equipo que sucedió al de Mariano Rajoy se ha agotado. No hay solución de continuidad. Casado debe marcharse hoy mismo”, incide.

    Asimismo, El Mundo defiende que el PP está “obligado a pasar ya la página de Casado”. “La censura de la militancia y la amenaza de ‘sorpasso’ de Vox exigen el paso atrás inmediato del líder popular”, expone en su editorial.

    Desplome en las encuestas

    Las consecuencias de esta batalla interna también se han dejado notar en las encuestas. Este lunes varios medios publican sondeos que muestran un claro desplome de los populares debido a el choque Casado-Ayuso. Así, una encuesta de Sigma Dos para El Mundo afirma que el PP pierde 4,2 puntos y 19 escaños en el Congreso el día del estallido del conflicto.

    Por su parte, el sondeo de SocioMétrica para El Español apunta que Vox supera por primera vez al PP en intención de voto, que no en escaños.