Bruselas pide explorar «todas las opciones» para salvar el veto de Hungría y Polonia al plan de recuperación

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha apostado este martes por explorar «todas las opciones posibles» para encontrar una solución al veto que mantienen Hungría y Polonia al presupuesto comunitario y al fondo de recuperación para desbloquear un dinero que es «muy necesario» en una situación de «profunda» crisis económica.

«Está claro que tenemos que trabajar intensamente y explorar todas las opciones posibles para asegurar que podemos avanzar porque estamos en una crisis económica profunda», ha afirmado el letón en la rueda de prensa posterior a la reunión virtual de los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin).

«Este dinero es muy necesario para nuestra economia, los ciudadanos y las empresas. Así que trabajaremos intensamente para asegurar que una solucion cercana», ha añadido el máximo responsable económico del Ejecutivo comunitario.

Dombrovskis ha recordado, además, que estos dos países son los únicos que se oponen al mecanismo de condicionalidad que supedita el desembolso de las ayudas europeas al respeto del Estado de derecho, que es apoyado por los otros 25 Estados miembros.

En la misma comparecencia, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, que ostenta hasta que finalice el año la presidencia de turno del Ecofin, ha confiado en que pueda lograrse «pronto» porque el plan de recuperación es «importante» para todas las capitales del bloque, incluidos Budapest y Varsovia.

«No creo que nadie sea tan insensato como para evitar un acuerdo», ha añadido el titular alemán de Finanzas, quien ha garantizado que hará «todo lo posible» para no tener que discutir un «plan B» con el que sacar adelante el plan de recuperación sin estos dos países.

Hungría y Polonia se siguen negando a dar su visto bueno a la ratificación del presupuesto de la UE para los próximos siete años y del fondo de recuperación de 750.000 millones diseñado para relanzar la economía europea en plena crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

La posición de estos dos socios amenaza con retrasar aún más la llegada de las ayudas del plan contra la crisis, que antes del bloqueo no se esperaban para antes del verano de 2021, momento en el que Bruselas pretende emitir por primera vez los bonos con los que financiará el proyecto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA