Biden oficializa su petición de moratoria contra los desahucios ante la propagación de la variante Delta

Una persona en Nueva York durante la pandemia de coronavirus

Una persona en Nueva York durante la pandemia de coronavirus - Jonathan Alpeyrie

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Departamento de Justicia ha pedido a un tribunal federal que deniegue una petición formulada por dos grupos de arrendatarios para eliminar la moratoria sobre los desahucios impuesta por los Centros de Control de Enfermedades del país dado el peligro que representa la propagación de la variante Delta.

Con la petición del departamento, la Casa Blanca se pronuncia oficialmente sobre la declaración de moratoria realizada por la agencia para el control de enfermedades, al considerar que es «necesaria» para contener la propagación de esta variante del coronavirus, caracterizada por su alto índice de contagio.

Esta petición tiene lugar en un día en que el país ha vuelto a rebasar los 100.000 contagios en 24 horas; un total de 109.824 casos adicionales que elevan el total de afectados a 35,4 millones desde el inicio de la pandemia.

Estados Unidoss registraba una media de 18.000 casos a principios de julio, según los datos de la universidad Johns Hopkins. Ahora, los estados de Florido y Texas acumulan una tercera parte de los nuevos casos y hospitalizaciones, coincidiendo con los índices de vacunación más bajos de los estados del país.

La nueva moratoria, que entrará en vigor en las zonas en las que la COVID-19 tenga mayor incidencia y concluirá el 3 de octubre. En este sentido, los CDC han apuntado que un aumento en los desalojos «podría conducir al movimiento inmediato y significativo de un gran número de personas de viviendas de menor densidad a viviendas de mayor densidad» en un momento en el que el país enfrenta a la variante delta «altamente transmisible», que «está generando casos de COVID-19 a un ritmo sin precedentes».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, avanzó el anuncio este martes en una intervención en la que advirtió de que la nueva prohibición de los desahucios se enfrentaría a desafíos legales y podría ser declarada inconstitucional.

Biden dijo que esperaba que la medida ganara tiempo para que la Administración y los estados terminaran de promulgar un programa de ayuda al alquiler de 47.000 millones de dólares (más de 39.000 millones de euros) que ha languidecido desde que el Congreso lo aprobó a finales del año pasado.

Los demócratas progresistas habían estado arremetiendo contra la Casa Blanca por no ampliar la moratoria. Un pequeño grupo de legisladores de la Cámara de Representantes, liderado por la representante Cori Bush, demócrata de Misuri, ha dormido durante cinco días en los escalones exteriores de la Cámara de Representantes en un esfuerzo por llamar la atención sobre el tema.

Por su parte, la Casa Blanca insistió en los últimos días en que solo el Congreso podría aprobar una extensión ya que en junio el Tribunal Supremo permitió que la prohibición de los desahucios continuara hasta finales de julio, pero señaló en su que bloquearía cualquier extensión adicional a menos que hubiera una «autorización clara y específica del Congreso».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA