Bankinter cierra la puerta a cobrar a los clientes particulares por los depósitos

María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“No vamos a cobrar por los recursos de las personas físicas”. Así de categórica ha sido la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, después de que algunos bancos hayan comenzado ya a trasladar el tipo negativo de los depósitos no solo a las grandes empresas sino a las personas físicas.

“Estamos cobrando a las empresas grandes por sus cuentas de liquidez”, ha reconocido la banquera en la presentación de resultados de 2020, pero “no a los particulares”. “Ni tenemos intención de hacerlo”, ha apostillado. Dancausa ha hecho estas declaraciones después de que algunos competidores, como BBVA, hayan empezado a cobrar por depósitos de los clientes particulares, aunque por el momento solo a los más acaudalados.

El camino abierto por BBVA… Así cobran y pagan los bancos por los depósitos de la clientela

Leer más

La consejera delegada ha mostrado además su plena confianza en que este 2021 que acaba de arrancar pueda concretarse la salida a bolsa de Línea Directa, que se vio paralizada por la pandemia de covid-19. “Ya hemos solicitado formalmente” al Banco Central Europeo (BCE) la autorización, ha destacado, y “nuestro deseo sería que la tuviéramos antes de la junta de accionistas”. Aunque “no puedo hablar de plazos porque no los sabemos” ya que “el BCE tiene sus propios tiempos”, sí ha reiterado su “plena confianza” en que se pueda llevar a cabo lo largo del año.

“Pensamos que es una operación muy positiva tanto para Línea Directa como para Bankinter y para los accionistas”, ha reflexionado la banquera, que cree que “la capacidad del banco de seguir creciendo es enorme”. “Al principio vamos a notar el impacto en las cuentas, pero es cuando se poda un árbol”, ha asegurado.

Bankinter registró un beneficio neto de 317,1 millones de euros en 2020, lo que supone un descenso del 42,4% respecto al ejercicio anterior, debido a las “fuertes” provisiones por importe de 242,5 millones de euros para anticipar el empeoramiento macroeconómico en un contexto marcado por la crisis sanitaria del Covid-19 y a la “desfavorable” comparativa contra los extraordinarios de 2019.

El banco espera repartir un dividendo con cargo a los resultados de 2020 de “un 15% del beneficio” aproximadamente, en línea con las recomendaciones del BCE, lo que supondrá un reparto de unos 45 millones de euros entre los 900 millones de acciones.