Banco Santander pierde 8.771 millones en 2020 pero prepara la vuelta del dividendo

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Banco Santander registró unas pérdidas atribuidas de 8.771 millones de euros en 2020 tras la actualización del fondo de comercio por inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos (DTAs) por valor de 12.600 millones de euros, sin efecto en caja, y nuevos cargos en el cuarto trimestre, 1.146 millones de euros, vinculados, principalmente, con los costes de reestructuración en España.

Entre septiembre y diciembre, la entidad presidida por Ana Botín obtuvo un beneficio atribuido de 277 millones de euros, según ha informado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Santander obtuvo un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros en 2020, un 38% menos en euros corrientes, debido al aumento de provisiones vinculadas a la pandemia. El beneficio ordinario del cuarto trimestre fue de 1.423 millones de euros, un 16% menos frente al tercer trimestre (-18% interanual), dado que la mejora en el margen de intereses (+4%) se vio contrarrestada por la contribución al fondo de garantía de depósitos en España y el impuesto bancario en Reino Unido, además de por las mayores provisiones.

Sin embargo, el beneficio neto se vio impactado por varias partidas. En primer lugar, la actualización del fondo de comercio por inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos (DTAs) por valor de 12.600 millones de euros, sin efecto en caja, anunciada en el segundo trimestre. Y a ello se suma nuevos cargos en el cuarto trimestre (1.146 millones de euros) vinculados, principalmente, con los costes de reestructuración en España, después de que la entidad acordase con los sindicatos un ERE que afectará a 3.572 trabajadores.

En cuanto a la calidad del crédito, la ratio de morosidad cayó 11 puntos básicos (pb) en el año, hasta el 3,21%, mientras que la ratio de cobertura fue del 76%. La entidad está preparada para afrontar el año con un fondo de 24.300 millones de provisiones acumuladas.

La ratio de capital CET1 se incrementó en 69 puntos básicos en el año (36 pb en el cuarto trimestre), hasta el 12,34%, muy por encima del rango objetivo del 11-12%, por lo que Santander tendrá mayor flexibilidad para distribuir el capital y remunerar a sus accionistas, sujeto a aprobaciones regulatorias.

Con respecto al dividendo correspondiente a 2020, el consejo de administración de Banco Santander tiene la intención de pagar 2,75 céntimos de euro en efectivo por acción, dado que esta es la cantidad máxima permitida de acuerdo con el límite establecido por la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) del pasado diciembre.

El consejo tiene la intención de recuperar un ‘payout’ de dividendo en efectivo del 40-50% del beneficio ordinario en el medio plazo. Sobre la remuneración con cargo a los resultados de 2021, la intención es volver a pagar dividendos cuando las recomendaciones del Banco Central Europea (BCE) lo permitan, en línea con lo anunciado en abril de 2020.

«Los resultados de 2020 reflejan la resiliencia y fortaleza del modelo de negocio y de la estrategia de Santander. El beneficio antes de provisiones está en línea con el de 2019 en euros constantes y hemos obtenido un resultado ordinario de más de 5.000 millones de euros en un entorno muy difícil. Agradecemos a todos los equipos su excepcional dedicación y apoyo a sus compañeros y a nuestros clientes», ha resaltado Botín.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA