Ayuso se queja a Telemadrid por unos comentarios sobre la afición al punto de cruz de la infanta Elena

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha enviado una carta al director general de Telemadrid, José Pablo López, quejándose por unos “lamentables” comentarios sobre la infanta Elena en el programa ‘El Madroño’.

En la misiva, adelantada por ABC y de la que informa Europa Press, la dirigente madrileña sostiene que “por su carácter público” la cadena tiene “el deber y la obligación de brindar a los ciudadanos la información objetiva, veraz y de calidad que todos los madrileños merecen”.

“Una máxima que, como bien sabes, se debe ver reflejada en todo momento en la programación del ente, independientemente del tipo de espacio del que se trata”, le traslada Ayuso a López.

Concretamente, la líder del Ejecutivo regional hace alusión a un vídeo del 9 de octubre de este espacio, que emite el ente público de lunes a viernes por la noche, en el que se aludió a la afición de la Infanta Elena al punto de cruz. La voz en off que acompañaba a las imágenes llegó a señalar que “de ahí a bordar las iniciales de Victoria Federica en sus braguitas hay una línea muy delgada”.

Para Ayuso, las escenas y comentarios son “incomprensibles” al tratarse de la Infanta Elena, una personalidad que los ciudadanos tienen asociada a la Monarquía, “y mucho más al tratarse de una cadena pública”.

La presidenta autonómica reivindica que la Institución Monárquica cumple en el ordenamiento “el papel de representar a toda la Nación, por lo que tratarla con ligereza, frivolidad y pésimo gusto se convierte en algo ofensivo para el conjunto de los españoles”. “Me gustaría que lo valorarás”, concluye la carta.

La reprimenda al director de la televisión autonómica se produce en un momento de incertidumbre para la cadena después de que Ayuso hiciera hincapié en que Telemadrid ya no es un servicio público “esencial”, y de que la presidenta no acudiera al arranque de la programación de la cadena pública en el Museo del Prado