Ayuso se lanza ahora a ‘reclutar’ a los MIR para el Isabel Zendal por el “déficit” de sanitarios

Isabel Díaz Ayuso y hospital Zendal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comunidad de Madrid sigue dando pasos para dotar de personal sanitario al hospital Isabel Zendal. En pleno choque con los sindicatos por el constante goteo de traslados forzosos de profesionales, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha puesto el foco en los Médicos Internos Residentes (MIR). El Ejecutivo regional se ha lanzado a ‘reclutar’ voluntarios entre estos médicos que quieran ir voluntariamente al centro de pandemias levantado en Valdebebas.

En las últimas horas los residentes han recibido un mail en el que se les ofrece la oportunidad “enriquecedora” de sumarse a la plantilla del Isabel Zendal. Una “rotación”, se detalla, con carácter voluntario y durante un periodo de uno o dos meses. Así lo explica a EL BOLETIN Sheila Justo, presidenta del sector MIR y Médicos en precario de AMYTS, que afirma que estamos ante un “déjà vu de lo que pasó en marzo”. Eso sí, “no en las mismas circunstancias”.

Según recuerda, el pasado mes de marzo “una primera ronda” de residentes fueron voluntariamente al hospital montado en el Ifema por el covid-19, que, posteriormente, ante la presión asistencial, fueron “de forma impuesta y se les puso a rotar en turnos”. Esta situación se asemeja mucho a la actual. Ahora, la Comunidad recurre de nuevo a los MIR. Los mismos, destaca Justo, a los que el Gobierno de Ayuso no quiso contratar en su totalidad. “En mayo acabaron 1.190 médicos residentes de los que solo se contrataron 500 o 600”, lamenta la representante de AMYTS, que critica esta pérdida de profesionales sabiendo que para otoño e invierno “la situación empeoraría”.

“Volvemos a tener la misma situación, una rotación que dicen que puede ser enriquecedora, pero que en ningún caso está dentro de los programas formativos”, apunta Justo, que enmarca todo a “que no se ha planificado el personal que se requiere”. Y es que, la Consejería de Sanidad da este paso ante el “déficit” de profesionales en el hospital de pandemias, que podría abrir en breve un tercer pabellón después de poner en marcha el pasado viernes el segundo.

Según la dirigente de AMYTS, “como no tienen personal suficiente por la falta de planificación, ahora vuelven a tirar del residente”, pero no se ajusta esta rotación “enriquecedora a lo que describen los programas formativos”. En primer lugar, detalla, en el Isabel Zendal “tendría que haber docentes, una unidad de docencia de referencia”. “Cumplir una serie de requisitos para que el centro se pueda considerar con las características necesarias para dar docencia a profesionales en formación”, incide. Además de esta falta de planificación, Sheila Justo advierte del perjuicio que esto supone para la formación de los MIR, ya mermada por la crisis del coronavirus.

La negativa de varios tutores a la decisión de la Comunidad no se ha hecho esperar y se han producido las primeras negativas al respecto. Desde el sindicato se está evaluando la situación para concretar los siguientes pasos. “Tenemos dos armas”, expone Justo. Por un lado, está la cuestión de la docencia, ya que “no se cumplen los criterios que vienen en la normativa sobre programas formativos”; por otro, el cambio de condiciones laborales.

Respecto a la voluntariedad, destaca que “por el momento es voluntario” y pronostica que no se apuntarán muchos residentes. “No creo que haya sido algo con gran recibimiento”, sostiene.

Asimismo, la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) remarca que el Zendal “no es centro docente ni centro de voluntariado”. “Más bien es un hangar de pacientes improvisado con obligatoriedad de acudir bajo amenaza directa. Y ahora subliminal para residentes”, censura en un comentario en Twitter, donde lanza la siguiente pregunta: “¿Qué perspectivas de contrato tiene el residente que acabe y no haya querido ir al Zendal?”.