Ayuso planea integrar el transporte público en Uber y otras apps privadas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la presentación de Uber Green. (Foto: Comunidad de Madrid)

La Comunidad de Madrid trabaja en el diseño de una aplicación (app) para que los ciudadanos puedan planificar sus viajes en transporte, desde Metro y autobuses a bicicleta, patinetes, taxis o VTC. Es decir, quiere integrar el transporte público en apps de empresas privadas, como Uber.

Así lo adelantó la propia Isabel Díaz Ayuso el viernes en un acto durante la presentación de Uber Green, donde aseguró que su Ejecutivo trabaja por un modelo de movilidad “cada vez más rico y más accesible”. “Estamos trabajando conjuntamente para integrar el transporte público en aplicaciones de empresas privadas, como está haciendo Uber y esperamos que en 2022 los madrileños ya puedan programar sus viajes combinando el transporte público con los servicios de esta empresa”, explicó.

Según la presidenta autonómica, “creemos decididamente en la colaboración entre lo público y lo privado y, por eso, estamos poniendo a disposición de todos, especialmente de los ciudadanos, todas las herramientas para facilitarles la vida y sin enfrentar la economía, el desarrollo y el empleo con el medio ambiente, como muchas veces se intenta hacer desde posiciones políticas trasnochadas”. Dicho esto, agradeció la inversión de Uber en Madrid y su proyecto de movilidad.

“Gracias a la flota de hasta 3.000 vehículos eléctricos de esta compañía circulando en Madrid, los madrileños tendrán nuevas opciones asequibles y menos contaminantes para desplazarse por la región”, destacó, recoge la Comunidad en una nota a los medios.

Mensaje a los taxistas

Asimismo, envió un mensaje a los taxistas de la región. “Yo comprendo la preocupación de algunos sectores, en concreto, el del taxi de Madrid, pero si hay VTC, si hay Uber, si hay patinetes y bicis y hay vehículos compartidos no es porque lo quiera la Comunidad de Madrid, es porque lo quieren los ciudadanos, libremente lo eligen así”, defendió.

Ayuso rechazó “seguir el camino de otras regiones como en Cataluña, donde todo se prohíbe y donde todo se empobrece”. Asimismo, “tampoco vamos a dejar que unos sectores fagociten a los otros dejando a muchos profesionales de manera indefensa fuera del mercado, ni a ellos ni a sus familias”.

Por ello, dejó claro que permitirá “que las VTC sigan trabajando en Madrid y también ayudaremos al taxi de la capital para que siga mejorando su digitalización, para que siga modernizando su flota y su relación con el ciudadano”. En su opinión, el sector del taxi “es un gran servicio de los madrileños, pero puede ser y va a ser mucho más competitivo y moderno, pero no vamos a prohibir nada en Madrid, tampoco las VTC”. “Tampoco vamos a enviar más gente al paro ni vamos a negarles a los ciudadanos su derecho a vivir en una comunidad cada vez más moderna, más técnica, más avanzada, más innovadora”, remarcó.

Aluvión de críticas del taxi

Las reacciones a las palabras de la presidenta madrileña no se han hecho esperar y varias asociaciones y colectivos del taxi han salido en tromba. Por ejemplo, la Gremial ha hecho público el “descontento generalizado” del sector con Ayuso. “No entendemos la confusión que se pretende crear entre un servicio público, como es el del taxi, con la explotación de empresas privadas”, afirma antes de anunciar que pedirá una reunión urgente, “al más alto nivel, para pedir aclaraciones al respecto”.

Asimismo, Élite Taxi censura el “compadreo” del Gobierno regional “con los vehículos de arrendamiento con conductor, en detrimento del sector del taxi”. Tras denunciar su hartazgo por las llamadas a “convivir” con las VTC, esta asociación asegura que el “taxi de Madrid es como un toro bravo que le ha tocado lidiar con un torero llamado Ayuso”. “Tras sufrir muchos capotazos empezamos a desangrarnos con sus banderillas y ahora el torero se dispone a entrar a matar”, destaca antes de lanzar el siguiente aviso: “Tenga usted cuidado y apunte bien, no vaya a resultar corneada”.