Arturo Canalda, el exasesor de Rajoy y Aguirre que vuelve a meter en un lío al Gobierno de Cifuentes

Arturo Canalda
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ‘Operación Púnica’ y el ‘caso Lezo’ han estado y están muy presentes en la legislatura de Cristina Cifuentes: consejeros salpicados, altos cargos imputados, diputados bajo sospecha… Y ahora las miradas judiciales apuntan al actual presidente de la Cámara de Cuentas, Arturo Canalda. Sin embargo, Canalda -hoy imputado por la compra de Inassa cuando era gerente del Canal de Isabel II con el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón– es un viejo conocido de la política madrileña.

El currículum del presidente de la Cámara de Cuentas ha girado en torno a puestos de poder o como asesor de los políticos más influyentes de la última década en el Partido Popular. Desde asesorar a Mariano Rajoy y a Esperanza Aguirre cuando estaban en el Ejecutivo de José María Aznar hasta ir de un lado a otro con la propia Aguirre y Gallardón. A pesar de que la polémica ha acompañado la carrera política de Canalda justo después de su paso por el Canal de Isabel II, la Audiencia Nacional ha estrechado el cerco al dirigente madrileño justamente por esta labor que le encargó Pedro Calvo cuando era Consejero de Medioambiente de Gallardón.

La Justicia sitúa en el ojo del huracán a Canalda por la compra de la filial colombiana de Inassa por parte de la empresa pública de agua en 2001. Pero antes de su llegada al Canal de Isabel II, el directivo ya se movía por el entorno madrileño, aunque su máximo sello llegó después de su gestión en la compañía que hoy le está trayendo problemas judiciales. Y es que el presidente de la Cámara de Cuentas fue uno de los máximos responsables de la construcción de los polémicos ‘hospitales de Aguirre’.

De Gallardón a Aguirre: un cambio de bando que le dio responsabilidad

Después de asesorar a Rajoy y a Aguirre, Canalda fue el encargado de gestionar el mencionado Canal de Isabel II, el 112 y de diseñar el nuevo modelo policial de Gallardón cuando era alcalde. A partir de ahí pasó de ir de la mano Gallardón, a ser un ‘todoterreno’ de Aguirre. La expresidente madrileña tenía una importante ‘misión’ para el hoy imputado: construir siete hospitales madrileños como viceconsejero de Asistencia e Infraestructuras de la sanidad madrileña. Años después se ha descubierto el despilfarro de dicha operación.

De hecho, el propio Canalda pasó este año por la Asamblea de Madrid para hablar de este modelo que impulsó. Luego tuvo que volver por el Canal de Isabel II. “Permitió poner en marcha en un tiempo récord una gran cantidad de infraestructuras que de otra forma no hubiese sido posible acometer”, justificó, en referencia a los centros hospitalarios. Mientras tanto, otros responsables de la Comunidad de Madrid iban desvelando que el canon diseñado por el Gobierno de Aguirre supuso, supone y supondrá un sobrecoste de grandes cantidades para las arcas madrileñas.

Del Defensor del Menor al Tribunal de Cuentas

A pesar de que se ha quedado el sobrenombre de ‘hospitales de Aguirre’, Canalda empezó a coger protagonismo mediático al ser removido de la Consejería de Sanidad a la Presidencia del Defensor del Menor. Ahí los titulares empezaron a aparecer más a menudo cuando en 2011 se jactó de crear un perfil falso en Tuenti para vigilar a sus hijos. La red social le cerró la cuenta. Poco después, también se vio salpicado en el caso del centro de menores de Picón de Jarama: el Defensor del Pueblo denunció la gestión y la condescendencia del directivo con la empresa gestora de dicho lugar.

Pese a esta nueva citación por el ‘caso Lezo’, Canalda ya se ha sentado ante los tribunales. La Justicia le llamó a declarar como testigo en el juicio contra el exconsejero de Sanidad Manuel Lamela por denuncia falsa contra el médico del Hospital Severo Ochoa Luis Montes. Tras salir de Sanidad, pasó por el Defensor del Menor y, finalmente, bajo el mismo sueldo y las múltiples críticas de la oposición, se hizo con la Cámara de Cuentas de Madrid. Hoy ha conocido que se tendrá que volver a sentar en el banquillo, pero ya no como testigo sino como uno de los máximos responsables del ‘pelotazo’ del Canal de Isabel II en Latinoamérica.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA