Sánchez y Aragonès se emplazan a una reunión por la crisis del espionaje

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (Foto: Pool Moncloa/ Borja Puig de la Bellacasa)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el máximo responsable de la Generalitat, Pere Aragonès, han protagonizado una breve conversación con motivo de unas jornadas del Cercle d’Economia en Barcelona. Un encuentro marcado por la polémica sobre el espionaje a través de Pegasus que han sufrido, entre otros, el presidente catalán. En él, afirman fuentes gubernamentales, se han emplazado a concertar una reunión.

“La situación es grave y hay que hablarlo cara a cara”, ha defendido el presidente de la Generalitat en su conversación con Sánchez mientras ambos esperaban la llegada de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que ha recibido un premio por parte del Cercle.

Por su parte, han apuntado las citadas fuentes gubernamentales, el jefe del Ejecutivo le ha trasladado que “hay que resolver la situación” y “pensar en los catalanes”. Algo que abordarán, previsiblemente, en un futuro encuentro.

Durante el mencionado acto económico, Sánchez ha aprovechado su intervención para hacer una “declaración de intenciones”. “Quisiera comenzar manifestando, querido president, mi profundo respeto por Cataluña, mi respeto y consideración hacia su sociedad y hacia sus instituciones y mi firme voluntad de continuar avanzando en el diálogo, la negociación y el acuerdo”. Para el presidente del Gobierno “no hay propósito más noble, meta que merezca más la pena para cualquier responsable político, crea en lo que crea, que construir convivencia para que nuestros ciudadanos vivan en sociedades sin fracturas”.

Antes, en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, Aragonès ha exigido que se desclasifique la autorización judicial del Supremo que permitió que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) le espiara cuando era vicepresidente del Govern, así como a cerca de una veintena de independentistas.

“Es imprescindible que se desclasifique la autorización judicial. Habrá suposiciones, veremos intentos de justificarlo e intoxicaciones de todo tipo. Pero para ejercer mi derecho de defensa, exijo que se desclasifique la autorización judicial y saber los motivos que les llevan a autorizar un espionaje a un adversario político”.