Amor (ATA) lamenta que las ayudas directas puestas en marcha por el Gobierno sean «un verdadero fracaso»

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, durante la quinta jornada de la XXXIII Edición de los Cursos de Verano en San Lorenzo de El Escorial, Madrid (España)

Lorenzo Amor - Marta Fernández Jara

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha lamentado que las ayudas directas que ha puesto en marcha el Gobierno central y que han licitado las comunidades autónomas estén siendo «un verdadero fracaso».

Según ha explicado Amor en unas declaraciones recogidas por Europa Press, es un fracaso por lo «farragoso» del real decreto de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial, que establece que pequeñas empresas o autónomos con pérdidas en el año 2019 «se queden fuera». De este modo, indica que apenas un diez por ciento de los más de 3.300.000 autónomos va a acceder a las ayudas directas.

Además del componente de las pérdidas en el año 2019, Amor ha criticado que solo sean justificables las deudas pendientes de pago a fecha de 31 de mayo de 2021. Estas dos condiciones están provocando, según el presidente de ATA, que esté habiendo muy pocas solicitudes por parte de los autónomos.

Amor ha destacado que, como respuesta, en las distintas autonomías se están ampliando tanto los períodos de solicitud –en el caso andaluz hasta el 15 de septiembre–, como los sectores, pero esto no está siendo suficiente. Según ha indicado, la cifra total de autónomos que han solicitado estas ayudas no llega ni a 300.000 a nivel nacional, mientras que la Junta ha cifrado en menos de un 6% la cantidad de autónomos en Andalucía que las han reclamado.

El presidente de ATA ha señalado, sin embargo, que la solución del Gobierno es «muy fácil», con posibilidad de «cambiarlo inmediatamente». «En el próximo Consejo de Ministros bastaría con corregir ese real decreto», ha explicado.

En concreto, el presidente de ATA ha propuesto eliminar el requisito de pérdida en el año 2019, pues hay muchas empresas y pymes, que aún teniendo pérdidas en 2019 son viables. Así, ha explicado que incurrir en pérdidas en el año 2019 pudo deberse a «capitalización o ampliación de plantillas».

Por otro lado, Amor le ha reclamado al Ejecutivo de Pedro Sánchez eliminar las deudas contraídas a 31 de mayo de 2021 y establecer facturas pendientes de pago a 31 de diciembre de 2021. Corrigiendo esos dos requisitos, el presidente de ATA ha apuntado que «realmente, se ayudará a muchos autónomos y pymes que necesitan de estas ayudas». De no hacerlo, un 50% de los 7.000 millones de euros deberá ser devuelto al Estado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA