Amnistía Internacional alerta del aumento en la desigualdad en el acceso a las vacunas del covid

Amnistía Internacional

Cartel de Amnistía Internacional

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Amnistía Internacional reclama el acceso universal a las vacunas contra el covid-19, ante la preocupación de que la actuación de empresas farmacéuticas en los países ricos sea desproporcionada a la de los Estados con menos recursos. «Es probable que miles de millones de personas que corren riesgo de contraer el covid-19 no reciban este año ni una sola dosis de las vacunas de las que puede depender su vida», alerta la organización internacional en un comunicado.

«Quién tiene acceso a la vacuna contra el covid-19, cuándo y a qué precio son algunas de las cuestiones más importantes y controvertidas a las que se enfrentan hoy nuestras sociedades. Pero las respuestas vienen determinadas por los intereses de los Estados y empresas poderosos», ha afirmado Stephen Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional.

Compartir conocimiento y tecnología

Desde la campaña ‘Un pinchazo justo: Acceso universal a las vacunas contra el covid-19’, solicitan a las farmacéuticas que compartan sus conocimientos y tecnología. Han empezado una recogida de firmas en el centro de activismo online para apoyar la causa.

Amnistía solicita dejar de lado el «nacionalismo de las vacunas» y que los Estados trabajen de forma conjunta para hacer que los fármacos puedan llegar a todos los rincones.

Los países más ‘ricos’ del planeta han comprado más de la mitad del suministro de dosis del mundo, según la organización, a pesar de constituir solamente el 16% de la población mundial. Alertan de que en más de 100 Estados no se ha vacunado ni una persona todavía.

Países ricos y países pobres

Desde la Organización Mundial de la Salud criticaban a principios de febrero que más del 94% de los gobiernos que están vacunando ya a su población son ricos. Además, el 75% de las dosis han sido desplegadas en solo 10 de esos Estados.

«Es comprensible que los Gobiernos quieran empezar por vacunar a sus propios sanitarios y ancianos primero, pero no es correcto vacunar a adultos jóvenes y sanos en países ricos antes de hacerlo con el personal sanitario y mayores en países de bajos ingresos», declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Amnistía Internacional insta a los gobiernos a cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos. Solicita que apoyen la propuesta de exención de ciertas disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC —pacto internacional que regula los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio—. Estos contratos suelen restringir dónde, cuándo y cómo se reproducen los medicamentos.