Álvarez de Toledo en la presentación de su libro: «No me van a echar del partido»

La diputada del PP y exportavoz del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, interviene durante la presentación de su libro ‘Políticamente indeseable’ en el Círculo de Bellas Artes, a 29 de noviembre de 2021, en Madrid (España). - Fernando Sánchez - Europa Press

La diputada del PP y exportavoz del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, interviene durante la presentación de su libro ‘Políticamente indeseable’ en el Círculo de Bellas Artes, a 29 de noviembre de 2021, en Madrid (España). - Fernando Sánchez - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La diputada del PP por Barcelona y exportavoz parlamentaria en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha presentado este martes ‘Políticamente indeseable’ (Ediciones B) rodeada de su equipo más fiel y amigos como Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, y los escritores Andrés Trapiello y Santiago González. Como era de esperar, tras las críticas vertidas en el libro, no ha asistido ningún miembro de la dirección nacional del PP ni diputados del Grupo Popular, salvo sus colaboradores más cercanos como Pilar Marcos y Gabriel Elorriaga.

Al acto de presentación, que ha tenido lugar en el Círculo de Bellas Artes, se ha desplazado una amplia representación de Ciudadanos, con su portavoz parlamentario en el Congreso, Edmundo Bal, y los diputados María Muñoz y Guillermo Díaz.

Por parte de Vox, ha asistido el europarlamentario Herman Tertsch. En primera fila había también butacas reservadas para el portavoz parlamentario de ese partido en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, y la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, pero al final no han estado presentes en el acto, según han confirmado fuentes del partido de Santiago Abascal.

Frente al ‘plante’ de Génova y de la mayoría de los diputados del Grupo Popular, sí que estaban presentes sus colaboradores más fieles en el Congreso, como los diputados Pilar Marcos y Gabriel Elorriaga, y su exjefe de gabinete y actual viceconsejero en el Gobierno madrileño, Alfredo Timermans. Entre el público se encontraba también el expresidente del PP en Cataluña Alejo Vidal-Quadras.

PALABRAS DE APOYO DE TRAPIELLO Y SANTIAGO GONZÁLEZ

El escritor y premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, ha tomado la palabra para recalcar que en el libro no hay «ni pizca de resentimiento» ni de «mezquindad» sino de «entusiasmo por la vida política y el liberalismo».

Es más, Vargas Llosa ha afirmado que las críticas al PP y a su secretario general, Teodoro García Egea, están hechas «de una manera generosa, positiva y estimulante». «No hay resentimiento ni malas artes. Todo lo contrario», ha enfatizado, para añadir que sería «absurdo» que el PP «tomara represalias» contra Álvarez de Toledo «por decir las cosas con tanta claridad y de manera tan persuasiva».

Después ha tomado la palabra el escritor Andrés Trapiello, que ha animado a Álvarez de Toledo a seguir en política porque es una «luchadora» a la que mueven ideales como en el caso de Don Quijote. «Nadie ha desmentido ninguna de las cosas por más desagradables que sean para los interesados», ha apostillado, para coincidir con Vargas Llosa en que «no hay resentimiento» ni «mala uva».

De la misma manera, el escritor Santiago González ha asegurado que el libro «está penetrado de verdad» y ha criticado que Teodoro García Egea afeara a Álvarez de Toledo centrarse en la literatura en vez de hacer una ley. «Teodorico, que tiene nombre de rey godo, debería saber que cada uno ayuda a la gente con lo que mejor sabe hacer», le ha espetado.

ÁLVAREZ DE TOLEDO: «NO ME VAN A ECHAR DEL PARTIDO»

Antes de iniciar el coloquio con los lectores, Álvarez de Toledo –que ha elegido un vestido rojo para su puesta de largo– ha afirmado que su obra es «en buena medida la historia de un desencanto». «He tratado con personas que en mi opinión no estuvieron a la altura. Seguro que en muchas ocasiones yo tampoco», ha manifestado.

Además, ha confesado que ella luchó «contra lo indeseable en la política» hasta que la convirtieron en «políticamente indeseable». «Y después de este libro, un poquito más», ha proclamado en el teatro del Círculo de Bellas Artes, con aforo completo y cuando su libro ya va por la cuarta edición en imprenta.

Álvarez de Toledo, que ha llamado a dar la «batalla cultural» en asuntos como la Ley de Memoria, ha afirmado que su libro es un canto a la autonomía y la personalidad del diputado, al tiempo que «es un libro escrito para que Pablo Casado «sea presidente del Gobierno». Al ser preguntada si, en caso de dejar el PP, dejará la política activa, ha respondido: «No me van a echar del partido».

Una vez más, ha defendido a Isabel Díaz Ayuso asegurando que es el «activo electoral más importante que tiene el centroderecha español» tras «arrasar» en Madrid el pasado 4 de mayo con «ese punto de alegría y optimismo que es fundamental». «Cuanto antes acabe cualquier tipo de operaciones y líos para que no sea presidenta del PP de Madrid, mejor para todos. Creo que eso no tiene ningún sentido y debió acabarse».

Álvarez de Toledo ha censurado que la izquierda se dedique a poner etiquetas. «Si la extrema derecha es estar con las personas que están aquí, bienvenida sea», ha proclamado, para apostillar después que en España «si no te llaman facha, no eres nadie».

MALESTAR EN LA CÚPULA DEL PP

El libro de Álvarez de Toledo ha provocado un fuerte malestar dentro de la cúpula del partido y del Grupo Popular, sobre todo por sus comentarios contra Casado -al que llega a definir como «veleta» o «bienqueda»– y contra Teodoro García Egea, al que ha acusado de practicar «el mobbing, el bullying y el acoso impúdico a través de sus alfiles y los medios».

De la misma manera, el chat interno de diputados del Partido Popular estalló hace una semana contra la que fuera su portavoz en el Congreso hasta el 17 de agoto de 2020, cuando fue destituida por Pablo Casado por hacer públicas conversaciones e «insultar» a compañeros de escaño.

EL GRUPO POPULAR ACTIVÓ EL PROCEDIMIENTO SANCIONADOR

Aunque la dirección nacional del PP no le abierto expediente disciplinario, el Grupo Popular en el Congreso sí que ha activado el procedimiento interno después de que ella misma relevara en el diario El Mundo que había votado en blanco en el Congreso durante la votación de los candidatos al Tribunal Constitucional pactados por PP y PSOE. Aunque aún no hay una resolución tomada, ese procedimiento podría acabar en multa.

Desde ‘Génova’ se ha invitado a Álvarez de Toledo a dejar su escaño en el Congreso si no le produce ilusión el proyecto de Casado, un extremo que ella misma ha rechazado asegurando que «de ilusión también se vive», según declaró recientemente a Europa Press.

La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, la ha acusado de «desprender odio» contra sus compañeros de partido para vender su libro. Y García Egea también respondió a Álvarez de Toledo este fin de semana a través de ‘El País’: «Cuando Pepe habla de Juan, lo que dice de Juan dice más de Pepe que de Juan».

UNA DESTITUCIÓN «A CÁMARA LENTA»

En su libro, Álvarez de Toledo señala que la conversación que mantuvo con Casado el 17 de agosto en su despacho en Génova «fue solo el capítulo final». A su entender, la entrevista que concedió a ‘El País’ sirvió «de pretexto» para esa decisión, tras las «filtraciones» y su «marginación» durante la pandemia.

De hecho, reconoce que lo pasó «mal» cuando Pablo Casado la dejó fuera de la Comisión de Reconstrucción del Congreso por la pandemia.
«La mía fue una destitución a cámara lenta. Un proceso en el que se combinaron los groseros empujones de Teodoro con los suaves empujoncitos de Pablo», afirma.