El Gobierno alemán, en contra de prohibir el motor de combustión en la UE

Tubo de escape de un coche emitiendo polución

Tubo de escape

El ministro alemán de Transportes, Volker Wissing, se pronunció hoy en contra de prohibir la venta de coches nuevos con motor de combustión interna a partir de 2035 en la Unión Europea (UE), según declaró a dpa.

Ayer miércoles, la mayoría de los diputados del Parlamento Europeo en Estrasburgo votó a favor de que, a partir de entonces, los fabricantes solo comercialicen coches y furgonetas que no emitan gases de efecto invernadero.

Antes de que este reglamento pueda entrar en vigor, el Parlamento debe negociar con los Estados de la UE.

Wissing recalcó que la decisión del Parlamento Europeo sobre el motor de combustión interna «no cuenta» con su aprobación y que dejar de usarlos «supone un duro paso para los ciudadanos».

El ministro añadió que muchos trabajos dependen del motor de combustión.

«Queremos garantizar que los vehículos con motores de combustión interna puedan seguir matriculándose después de 2035 si se puede demostrar que solo pueden ser repostados con combustibles ecológicos», argumentó.

«Permitir los vehículos con motores de combustión interna que a la vez sean neutros desde el punto de vista climático está en consonancia con el importante principio de la apertura en materia de tecnología», agregó.

La postura del liberal Wissing contrasta con lo que la ministra germana de Medio Ambiente, la ecologista Steffi Lemke, había dicho en Bruselas en marzo.

En nombre del Gobierno alemán, formado por una coalición de socialdemócratas, verdes y liberales, Lemke había apoyado explícitamente los objetivos climáticos de la Comisión Europea, que se endurecieron el año pasado.

Según explicó en esa oportunidad, esto significa la eliminación progresiva de los motores de combustión interna en automóviles y furgonetas para 2035.