Adiós al sueño de emanciparse: solo el 15% de los jóvenes está independizado en España

Se alquila vivienda alquiler

Cartel de se alquila en una vivienda.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El sueño de dejar el ‘nido’ cada vez es más imposible en España. Solo el 15% de los jóvenes están independizados, lo que se traduce en la tasa más baja desde 1998. O lo que es lo mismo, de este siglo. Así se desprende del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE) relativo al primer semestre de 2021. Según el informe, representa 2,4 puntos menos que en el mismo periodo de 2020.

“Supone un mínimo histórico y habría que remontarse a 1998 para encontrar cifras de emancipación tan bajas”, destaca el CJE, que apunta que esta cifra “es por su propio peso un marcador unívoco de la precariedad que la juventud española arrastra de forma endémica”. Y es que, “si la gran crisis económica que comenzó en 2008 ya lastró de forma permanente las trayectorias vitales de toda una generación, la crisis de 2020, agravada por la pandemia de la Covid-19, está teniendo unos efectos incluso peores”. Según este órgano, “las personas jóvenes que los sufren se encuentran en una situación de partida más precaria que la de la generación que las precedió”.

La inestabilidad laboral tiene gran parte de culpa en todo esto. La temporalidad protagoniza muchos de los puestos de trabajo de este sector de la población. Y eso, para los que logran un empleo. Tal y como detalla el observatorio, “el retroceso de la emancipación estuvo en parte motivado por las personas jóvenes que ya estaban emancipadas, pero se vieron obligadas a volver al hogar familiar porque sus trayectorias de independencia se hicieron inviables”. “Los hogares jóvenes con un mayor nivel de precariedad fueron los más afectados por esta crisis y, previsiblemente, los que fueron reabsorbidos por sus hogares de origen”, afirma.

Los mencionados problemas laborales y el escaso poder adquisitivo provocan que el acceso a la vivienda sea una “meta improbable para el colectivo”. El CJE destaca que en el primer semestre del año pasado una persona joven que quisiera emanciparse en solitario dedicaría, de media, el 81,9% de su sueldo al alquiler o debería ajustarse a una superficie máxima tolerable de 29,3 metros cuadrados. Por su parte, el coste de acceso a una vivienda en propiedad para una persona joven en España ascendería al 51,2% de su salario, 0,78 puntos porcentuales menos que en 2020.

La emancipación por CCAA

Este descenso histórico ha provocado cambios en la distribución de la tasa de emancipación residencial entre comunidades autónomas. De esta manera, y por primera vez, en el segundo trimestre de 2021 ya no eran Baleares y Cataluña las dos regiones que se erigían como las comunidades con una mayor proporción de personas jóvenes emancipadas, sino Extremadura.

“No es que las personas jóvenes extremeñas empezaran, contra todo pronóstico, a tener mayores facilidades para encontrar una vivienda donde iniciar su trayectoria residencial, sino que la caída de la emancipación residencial en Extremadura fue muy suave (de 0,8 puntos en un semestre y con un imperceptible incremento anual de 0,1 puntos) y en todas las demás, mucho más acusada”, explica.

Entre las comunidades con mayores retrocesos interanuales en la emancipación residencial de la población joven se encontraban Cataluña (-4,6 puntos), La Rioja (-6,4 puntos), Castilla-La Mancha (-4,6 puntos), Canarias (-3,6 puntos) y la Comunidad Valenciana (-3,5 puntos).