Currently set to Index
Currently set to Follow

A pocas horas del pulso de este 15 de noviembre en Cuba

Protestas en Cuba

Protestas en Cuba (foto de archivo)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ni la llegada de un ilustre personaje a la isla ha tomado tanto interés y tensión como esa marcha de descontentos, reformistas y opositores convocada para lanzarse a las calles de Cuba justo a mitad de mes, el próximo lunes.

Hay que apuntar que el revuelo internacional ha superado con creces al local. Que si tantas marchas en paralelo en más cuantas ciudades del mundo, que si un manojo de organizaciones la respaldan y hasta con esos minuticos que míster Biden, olvidándose de sus promesas electorales, ha logrado superar al señor Trump amenazando desde un micrófono que a la primera manifestación de fuerza con algún marchista, redoblará sanciones.

Las autoridades cubanas respondieron de inmediato. El canciller Bruno Rodríguez convocó a los jefes de misiones diplomáticas. La intervención, de casi una hora, fue transmitida por radio y televisión a todo el país. Para pocos quedó clara la denuncia que detrás (o delante) de la convocatoria estaba el gobierno de EEUU y la ultraderecha cubanoamericana del sur de La Florida. Y que desde Miami ya se habían enviado amenazas a algunos colegas de la prensa extranjera si no cubrían los sucesos.

Y como el tiempo apremia por la cercanía del acontecimiento, los promotores del grupo Archipiélago han asegurado, previo público itinerario, que marcharán en solitario por una de las más céntricas avenidas de la capital.

Entretanto, se conoce por las redes sociales que ya varios firmantes han recibido la visita de autoridades del orden interior y la seguridad para, como decía mi madre, “leerles la cartilla”.

Fuentes cercanas y de todo crédito aseguran se estaba estudiando suspender las clases ese día y que en algunos centros de trabajo estaría totalmente prohibido sacar el transporte a la calle. Algunos suponen, además, que tal y como ocurrió el pasado 11-J la internet sería silenciada.

A no dudar, un pulso más que para mostrar músculos, debe ser de inteligencia en cómo abordar un acontecimiento que le dará la vuelta al mundo.