www.elboletin.com
Edición testing    24 de marzo de 2017

Deuda

Deuda

Banco Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia ya han salido al mercado en 2017 para colocar deuda subordinada.

Deuda

La prima de riesgo de Francia respecto a Alemania se sitúa en máximos de cinco años con la vista puesta en las elecciones de mayo.

Deuda

La renuncia de los bancos a actuar como ‘pimary dealers’ en las colocaciones de deuda amenaza con elevar los costes de emisiones soberanas en Europa.

Deuda

Los bancos suelen aprovechar el inicio de año, antes de publicar sus resultados del cuarto trimestre, para apelar a los mercados.

Deuda

El endeudamiento global experimentó un incremento de más de 11 billones de dólares en los nueve primeros meses de 2016, según datos del IIF.

Deuda

Francia vuelve a tantear el apetito de los inversores por una emisión de bonos a un plazo de 50 años.

Deuda

Los rendimientos de bonos italianos y portugueses registran su primera subida anual desde la crisis de 2011.

Deuda

En la última semana, el BCE compró deuda empresarial por 1.663 millones de euros, frente a los 2.200 millones de la semana inmediatamente anterior.

Deuda

La posibilidad de comprar deuda con rendimientos inferiores al -0,4% no resuelve el problema de la escasez de deuda alemana en el mercado, advierten los expertos.

Deuda

La rentabilidad del bono italiano a diez años supera el 2% ante la incertidumbre sobre el referéndum que se celebrará en el país en diciembre para reformar la constitución.

Deuda

Las nuevas operaciones de crédito se financian a un plazo más largo que en años previos a la crisis.

Deuda

En el mismo tiempo el gobierno de Cristina Cifuentes ha disparado aun más la deuda de la comunidad.

Deuda

El Ayuntamiento de Madrid diseña en las líneas del presupuesto para 2017 una caída de la deuda en 2017 hasta los 3.447,6 millones; 764,4 millones menos de lo previsto.

Deuda

Francia, Italia y España serían los países más beneficiados si el BCE relaja la ‘clave de capital’, según considera PIMCO.

Deuda

España desembolsa 6.000 millones en intereses por su deuda, frente a los 51.000 millones a los que ascendería la factura si las rentabilidades fuesen las mismas que en 2011, según Fitch.