www.elboletin.com

Rajoy, único líder de peso en la UE que no critica a Trump por su salida del acuerdo climático

Mariano Rajoy con simpatizantes en Burgos
Ampliar
Mariano Rajoy con simpatizantes en Burgos (Foto: Cuenta de Twitter de Rajoy)

El presidente del Gobierno no se unió al comunicado conjunto de Italia, Francia y Alemania para lamentar el abandono de EEUU del pacto de París.

Las reacciones ante el anuncio de que Donald Trump sacará a Estados Unidos del Acuerdo climático de París estallaron en la tarde de ayer y continúan hoy por boca de líderes políticos e institucionales de buena parte del mundo. En Europa, Francia, Alemania e Italia se apresuraron a elaborar un comunicado conjunto para advertir a Trump de que el pacto “no es renegociable”. "Nosotros, los jefes de Estado y de Gobierno de Francia, Italia y Alemania, tomamos nota con pesar de la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo universal contra el cambio climático. No se puede renegociar el acuerdo porque es un instrumento vital para nuestro planeta, sociedades y economía".

Respondían así al presidente estadounidense, que criticaba la “permanente desventaja” del acuerdo para la economía y trabajadores estadounidenses, y su deseo de renegociar desde cero un pacto “mejor” y “más justo”.

El Acuerdo de París es una "piedra angular de la cooperación entre países" en lo referente a atajar a tiempo y de forma efectiva el cambio climático" y la "dinámica" que generó es "irreversible", asegura el comunicado suscrito por el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Macron manejó las críticas más directas: “Estados Unidos le ha dado la espalda al mundo”, afirmaba en un discurso televisado. Poco antes, había trasladado su malestar telefónicamente al presidente estadounidense. Trump no tuvo más remedio que hacer frente a una ronda de llamadas que incluyeron al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, a la canciller alemana y a laprimera ministra británica, Theresa May.

Como no podía ser de otro modo, también Barack Obama lamentó que Trump siguiera los pasos de George W. Bush al salir del Protocolo de Kioto en 2002 por razones similares: "Aunque este Gobierno se une un pequeño puñado de países que rechazan el futuro, confío en que nuestros Estados, empresas y ciudades darán un paso al frente y harán aún más para liderar el camino" en la lucha contra el cambio climático, indicó Obama en un comunicado poco después de que Trump anunciase la decisión.

"Hagamos el planeta grande otra vez"

Mientras el presidente francés rozaba la mofa en su discurso televisivo y pedía al resto de potencias "hagamos nuestro planeta grande otra vez", nada se supo del presidente español, Mariano Rajoy, que permaneció en silencio mientras arreciaban las críticas al magnate y presidente norteamericano.

Lo más parecido a una crítica española a la salida del acuerdo para no superar el aumento de temperatura del planeta en 2ºC del segundo país más contaminante, llegó desde la UE, cuyo comisario de Clima es casualmente español: "Hoy es un día triste para la comunidad global, ya que un socio clave vuelve la espalda a la lucha contra el cambio climático", indicó el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete. Señaló que la UE "lamenta profundamente la decisión unilateral de la Administración Trump" y que el Acuerdo de París, firmado a finales de 2015 por cerca de 200 países, "perdurará".

No ha sido hasta esta mañana cuando Rajoy, tras tuitear varias informaciones sobre los datos del paro conocidos este viernes, ha dedicado dos líneas al calentamiento global:

Un breve apoyo al éxito de la cumbre climática que obvia ningún tipo de crítica contra Trump. Teníamos más pistas sobre el aparente desinterés del equipo de Rajoy en esta materia: los Presupuestos Generales de 2017 han dado un buen tijeretazo a los fondos españoles para luchar contra el cambio climático, partida que cae un 45,6% respecto a 2016 y que retrocede a niveles de 2007. Unos 27 millones de euros que, según el diputado de Equo Juantxo Uralde en el debate presupuestario, "supone dedicarle al cambio climático lo que cuesta 1 kilómetro de AVE”.

No sólo Europa

El abandono del país más poderoso del mundo en los esfuerzos para poner coto al calentamiento global también ha dado aire a una ola planetaria de decepción: las críticas llegaron desde Australlia, Japón, Brasil, México, Chile, Brasil y la propia China, primera emisora de CO2.

En la ONU, el secretario general Antonio Guterres manifestó que la huida de EEUU es una “gran decepción para reducir las emisiones de gases y promover la seguridad global”, y pidió al Ejecutivo de Trump a seguir liderando la preocupación por el medio ambiente.

“Este movimiento sitúa a Estados Unidos a la cola para construir un futuro limpio y resiliente. Comunidades en todo el mundo y los propios estadounidenses pagarán el precio”, afirman hoy desde Intermón Oxfam.

"Donald Trump deja a su país aislado del resto del planeta. Es una una decisión moralmente reprochable que el presidente llegará a lamentar. La acción climática no es un debate legal o político, es una obligación ineludible para proteger a las personas y al planeta", ha declarado Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional.

Los Estados de California, Nueva York y Washington han rechazado el movimiento de la administración Trump, y miles de manifestantes en las grandes ciudades han secundado marchas contra la salida del acuerdo.

Violeta Muñoz

Hago la información de Madrid y a veces escribo sobre Derechos Humanos y Europa. Pro transparencia pública y rendición de cuentas.

Google Plus de El Boletin

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.