www.elboletin.com

Las protestas contra los recortes marcan el primer año de Rajoy en La Moncloa

La crisis y los recortes que en el último año ha acometido el Gobierno han provocado una ola de movilizaciones ciudadanas que han tenido como epicentro las calles de Madrid. La defensa de la Educación y la Sanidad o las protestas contra medidas como la reforma laboral o los Presupuestos de Mariano Rajoy han llevado a la población a ‘tomar’ la capital de diversas formas, ya sea con acampadas o manifestaciones, haciendo que esta estampa sea ya habitual para viandantes y turistas.

Todo comenzó en la capital con la Marea Verde. Los profesores de la región iniciaron hace casi un año y medio sus movilizaciones contra los recortes acometidos por la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. No obstante, la llegada a La Moncloa de Mariano Rajoy y su ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, no hicieron más que aumentar la escisión entre la comunidad educativa y los populares, un cisma que además se extrapoló a los estudiantes y los padres.

Medidas tan controvertidas como la supresión de Educación para la Ciudadanía, el aumento de tasas universitarias o una reforma con la que Wert aseguró que pretendía “españolizar” a los niños catalanes le han valido al Gobierno numerosas movilizaciones en Madrid de la Marea Verde. Entre ellas, la más ‘sonada’ ha sido la última protesta, una huelga general estudiantil de tres días a la que acabaron por sumarse los padres. El 16, 17 y 18 de octubre el Sindicato de Estudiantes paró contra la intención de Wert de “desmantelar” la enseñanza pública con sus recortes, una huelga que según la organización tuvo un seguimiento de entre el 80% y el 85%, mientras que el Ministerio lo rebajó al 20%.

A ella se sumaron los padres el último día, después de que la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) convocase los primeros paros de este colectivo en la historia de la democracia. Esta movilización conjunta acabó, como no podía ser de otro modo, con una masiva manifestación por el centro de Madrid, a la que además se sumaron profesores y otros colectivos que defienden los servicios públicos.

Entre ellos el de la Sanidad, que más recientemente también ha escenificado en la capital del Estado su descontento con los recortes del PP. No sólo con los del Gobierno central, que suscitaron numerosas protestas al dar a conocer la reforma con la que se dejaba fuera del Sistema Nacional de Salud a los extranjeros y se instauraba el copago de medicamentos según la renta, sino también contra los más recientes del Ejecutivo presidido por el sucesor de Esperanza Aguirre, Ignacio González, que ha introducido la tasa del euro por receta y ha anunciado la privatización y reconversión de numerosos hospitales de la capital.

Estas medidas han provocado una movilización sin precedentes de la comunidad sanitaria en Madrid, con concentraciones, encierros y manifestaciones de ‘batas blancas’ con las que médicos, enfermeras, pacientes y demás ciudadanos han mostrado desde el finales de octubre su rechazo a lo que consideran una privatización de la Sanidad pública. Un ‘levantamiento’ encabezado por el céntrico hospital madrileño de La Princesa que tuvo su punto álgido en la manifestación que el 18 de noviembre recorrió las calles de Madrid, y que tal y como han anunciado los trabajadores seguirá adelante hasta que el PP revierta sus recortes.

Sin embargo, las manifestaciones no han sido la única forma en la que la ciudadanía ha ‘tomado’ las calles de la capital. Protestas alternativas como ‘Rodea Bankia’, en la que los afectados por los desahucios han acampado junto a la sede de la entidad financiera en Madrid para tratar de frenar esta problemática que está dejando a miles de familias en la calle, o la denominada ‘Rodea el Congreso’, que ha llevado a la población a las puertas de la Cámara baja en varias ocasiones desde el pasado 25 de septiembre, se han convertido en otra forma de movilizarse contra la crisis y los recortes que para atajarla está acometiendo el Gobierno.

A ello hay que añadir las dos huelgas generales convocadas por CCOO y UGT desde que Rajoy alcanzase la Moncloa en noviembre de 2011. La primera, el 29 de marzo, se organizó contra la reforma laboral impulsada por el Ejecutivo para atajar la sangría del paro en España, aunque las últimas cifras, que sitúan el desempleo por encima del 25%, demuestran que de momento ha sido incapaz de lograr sus objetivos.

La segunda, la del pasado 14 de noviembre, fue convocada por los sindicatos contra la política económica del Gobierno, que queda reflejada en los Presupuestos para 2013, y para exigir la convocatoria de un referéndum sobre los recortes. Ambos paros, con un seguimiento superior al 75% según los sindicatos, también han sido un espejo con el que la ciudadanía ha mostrado a Mariano Rajoy y su equipo su rechazo a las medidas acometidas en el último año.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.