Xi Jinping y Vladimir Putin muestran la buena relación entre China y Rusia

Vladimir Putin y Xi Jinping

Vladimir Putin y Xi Jinping

Los presidentes de China y Rusia, Xi Jinping y Vladimir Putin, respectivamente, han abordado este miércoles la situación en Ucrania y han destacado la buena relación entre las partes, que se encuentran a un nivel «alto y sin precedentes».

El Kremlin ha indicado en un comunicado que los líderes han destacado que las relaciones bilaterales están «en constante desarrollo» y han reafirmado su deseo de «profundizar en su alianza y cooperar en todas las áreas de forma estratégica».

Así, Moscú ha asegurado que ambos han acordado expandir la cooperación «en materia energética, financiera e industrial», entre otras, «teniendo en cuenta la situación de la economía a nivel global, que se ha vuelto más complicada a raíz de la política de sanciones impuestas desde Occidente».

«También han abordado asuntos militares y técnicos en el marco de sus relaciones», recoge el Kremlin. No obstante, han recalcado que «Rusia y China actúan en concordancia con los principios fundamentales del Derecho Internacional y buscan construir un sistema justo multipolar».

Por otra parte, Xi ha subrayado la «legitimidad de las acciones rusas para proteger los derechos nacionales fundamentales ante desafíos a su seguridad por parte de fuerzas extranjeras», mientas que Putin ha explicado las principales tareas a desarrollar en el marco de la «operación militar especial» en Ucrania.

Según el Kremlin, que ha calificado la conversación de «cálida y amistosa», los dos han acordado seguir en contacto y trabajar a nivel ministerial.

Se trata de la segunda conversación que mantienen los dos mandatarios desde que comenzó la guerra el pasado 24 de febrero y Xi, por su parte, ha expresado su disposición a seguir «apoyando a Rusia en cuestiones relacionadas con su soberanía y seguridad», según la agencia de noticias Bloomberg.

Además, ha reiterado que China «siempre toma decisiones independientes sobre asuntos relacionados con Ucrania» y ha instado a otras naciones a «jugar un papel responsable en aras de resolver la crisis».

Putin ha ofrecido su apoyo en anteriores ocasiones al gigante asiático en asuntos de gran polémica como la situación de los Derechos Humanos en la región de Xinjiang, Taiwán o Hong Kong y ha reiterado que Rusia se opone a cualquier interferencia en los asuntos internos de China.