Valencia «estudiará» la obligatoriedad de realizar test a los trabajadores de residencias que rechacen vacunarse

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado que el gobierno valenciano «va a estudiar» obligar a realizarse test de coronavirus a los trabajadores de residencias que no estén vacunados y ha señalado que se debe «ver exactamente a quién le correspondería decretar la obligatoriedad», pues a su juicio «debería ser en el ámbito estatal».

Así se ha pronunciado, a preguntas de los medios en Dénia, después de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, haya recomendado, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que los trabajadores de residencias de mayores que rechacen la vacuna o que no hayan completado su vacunación deban realizase Pruebas de Detección de Infección Aguda (PDIA) mínimo dos veces por semana y se pueda valorar su cambio de puesto de trabajo.

Al respecto, Ximo Puig ha señalado que «el gobierno valenciano lo que quiere es que todas las personas accedan a la vacunación» y ha resaltado que el nivel de vacunación entre los sanitarios está cerca del 96% y en el personal sociosanitario en el 90%. «Aquí no tenemos un movimiento antivacunas, afortunadamente», ha valorado.

En esa línea, ha señalado que se deben «tomar decisiones de una manera mesurada», y ha subrayado que el objetivo del Consell es «garantizar en todo el sistema residencial la máxima seguridad».

«Vamos a estudiarlo», ha señalado, antes de explicar que la vicepresidenta de la Generalitat y consellera de igualdad, Mónica Oltra, «ha estado en distintas conversaciones» sobre este asunto.

En cualquier caso, ha afirmado que «también hay que ver exactamente a quién le correspondería decretar la obligatoriedad», porque en su opinión «debería ser en el ámbito estatal». «Nosotros lo que queremos es que todo el mundo se vacune», ha insistido.

Asimismo, Puig ha confirmado que la propuesta de nuevas restricciones remitida por el Consell al TSJCV pasa por restringir la movilidad nocturna y las reuniones de más de diez personas en «cerca de 70 municipios», al tiempo que ha defendido que «las medidas están funcionando, estamos en un proceso de estabilización, día a día vamos bajando la IA, pero aún no es sucificiente para alzar todas las restricciones».

Puig ha evitado detallar qué municipios estarán afectados hasta saber la decisión del TSJCV, si bien ha apuntado que unos «entran de nuevo» y «otros salen». «Se plantea que finalmente la limitación de diez personas se limite a aquellas ciduades y pueblos que tienen una IA y dificutad mayor y por tanto movilidad nocturna prohibida».

Puig ha destacado además que se está acelerando el proceso de vacunación y que ha recibido la pauta competa «más del 65% de la población» valenciana, por lo que «acabaremos agosto mucho más arriba de la expectativa» que tenía el Consell.

En cuanto a las Fallas, ha señalado que «hay una actitud de conversación permamente» entre la Conselleria de Sanidad y los ayuntamientos y se «busca la mejor solución». «Se hará aquello que se pueda hacer con seguridad», ha afirmado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA