Ucrania considera «cómplices» de Rusia a los países de la UE que se oponen al embargo petrolero

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski - PRESIDENCIA DE UCRANIA

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski - PRESIDENCIA DE UCRANIA

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha afirmado que los países de la UE que se opongan a la propuesta de la Comisión Europea para vetar el petróleo ruso serán «cómplices» de los abusos que las fuerzas de Rusia puedan cometer en territorio ucraniano.

Kuleba ha asegurado que Rusia recibe «miles de millones de euros» gracias a sus negocios de gas y petróleo con países europeos y ha señalado que este dinero sirve para financiar la «maquinaria de guerra» del presidente, Vladimir Putin.

El jefe de la diplomacia ucraniana ha respaldado el plan de Bruselas para vetar la importación de crudo y, aunque confiaba en que fuese un cierre inmediato, sin transición de por medio, considera que «es mejor que nada».

No obstante, ha querido dejar «claro» que la posición que adopten los distintos Estados miembro de la UE en este debate será clave. «Si algún país se opone al embargo del petróleo ruso, habrá buenas razones para decir que son cómplices de los crímenes cometidos por Rusia en territorio de Ucrania», ha señalado en un mensaje en redes sociales.

«Independientemente de sus razones», implicará que «están del lado de Rusia», ha añadido, después de que el Gobierno de Hungría haya advertido de que no apoyará el actual borrador y de que los de Eslovaquia y República Checa hayan sugerido periodos de transición más amplios para garantizarse nuevos suministros.

ADHESIÓN A LA UE

Por otra parte, el ministro ha reclamado de nuevo avances en al adhesión de Ucrania a la UE: «una cuestión de paz y de guerra en Europa», a su juicio. En su opinión, si persiste la «ambigüedad» política, también lo hará el conflicto.

Kuleba ha asumido que la plena integración «llevará tiempo», pero ha pedido que en junio Ucrania pueda tener ya el estatus de país candidato, porque enviaría a Rusia el «claro mensaje» de que «Ucrania es uno de los nuestros».