Trump promulga la ley sobre los Derechos Humanos de los uigures en China

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la rueda de prensa del grupo de trabajo del coronavirus en la Casa Blanca
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha promulgado este miércoles el proyecto de ley sobre la situación de los Derechos Humanos de la minoría musulmana uigur en China, lo que permitirá a Washington tomar las medidas e imponer sanciones contra Pekín al respecto.

La ratificación de la normativa, que tiene como objetivo tomar medidas contra Pekín por las detenciones y abusos contra la minoría uigur, ha tenido lugar el mismo día que el exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton ha asegurado que el propio Trump instó al presidente chino, Xi Jinping, a seguir adelante con la construcción de campos de detención y concentración de uigures.

En un extracto de su próximo libro publicado por ‘The Wall Street Journal’, Bolton señala que Trump habló de los campos construidos por el Gobierno chino para los uigures en el oeste de China durante una cena en el G20 en 2019.

«Con solo intérpretes presentes, Xi le había explicado a Trump por qué básicamente estaba construyendo campos de concentración en Xinjiang. Según nuestro intérprete, Trump dijo que Xi debería continuar con la construcción de los campos, que Trump pensaba que eso era exactamente lo que debía hacer», ha indicado.

«El principal miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional de Asia para la Casa Blanca, Matthew Pottinger, me dijo que Trump dijo algo muy similar durante su viaje a China en noviembre de 2017», ha añadido.

El Departamento de Estado estadounidense estima que mas de 1 millón de uigures y miembros de minorías musulmanas en China han sido detenidos por el Gobierno chino e internados en campos de concentración donde son sujetos a «torturas, tratos inhumanos y abusos sexuales y físicos». El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha calificado las acciones de Pekín en Xinjiang como la «mancha del siglo».

Le ley de Derechos Humanos de los uigures fue aprobada por una amplia mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado. El texto condena las acciones del Partido Comunista Chino por la creación de centros de detención y pide una respuesta más firme ante los abusos de los Derechos Humanos sufridos por las minorías musulmanas en la región.

Bajo esta legislación, el presidente tiene un plazo de 180 días para presentar un informe al Congreso en el que identifique a altos cargos chinos «responsables de la detención prolongada, cruel e inhumana» de uigures, así como del «trato degradante» dado a estas minorías. Estos dividuos serán posteriormente sujetos a sanciones.