Tregua en el BCE: Draghi aparca hasta junio el “debate feroz” entre ‘halcones’ y ‘palomas’

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En medio de la vorágine política, a la espera de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) volverá a reunirse esta semana. Los expertos consideran que la institución no tomará ninguna decisión “difícil” por el momento, pero ya auguran una lucha “feroz” a partir de junio entre las facciones que piden endurecer la política monetaria y las más cercanas a la tesis de Mario Draghi, a favor de los estímulos y los tipos ultrabajos.

El equipo de Global Research de Bank of America Merrill Lynch señala en un informe que da la sensación de que hay un “consenso” en el Consejo de Gobierno para dejar “sin cambios por ahora” tanto la política como la comunicación del BCE, si bien avisa de que “este consenso no se extiende sobre qué decisiones tomar cuando llegue el momento”.

“Esto significa que aunque no esperamos ninguna decisión difícil o sorpresa significativa en la comunicación de esta semana, también creemos que el debate sobre la política podría ser absolutamente feroz a partir de junio”, aclaran los expertos del banco estadounidense.

Bank of America Merrill Lynch considera que hay razones para que las distintas facciones del BCE mantengan la “tregua”. En primer lugar, los datos proporcionan munición a los ‘halcones’ (los favorables a la retirada de los estímulos y las subidas de tipos), ante la aceleración de la economía y el IPC, pero también a las ‘palomas’ (los favorables a una política monetaria más acomodaticia), más preocupados por la inflación subyacente.

En segundo lugar, el episodio de marzo, en el que el mercado apresuradamente llegó a dar por descontada una subida en el tipo de depósitos, “recordará a los miembros del Consejo que las expectativas cambiantes del mercado son más un arte que una ciencia, con riesgos significativos de reacción exagerada”. Por último, el contexto político -el BCE se reúne entre las dos rondas de las elecciones presidenciales francesas- va en contra de hacer grandes movimientos, consideran los expertos.

El equipo de análisis de Bank of America considera que ante una perspectiva de inflación todavía moderada “prevalecerá la prudencia” y que el BCE optará por pequeños cambios en la orientación a partir de junio, con un ritmo muy lento de disminución en 2018 y sin subidas de tipos de interés hasta “bien entrado el próximo año, en todo caso”. Aun así, “los halcones -y algunos centristas- en el Consejo de Gobierno parecen estar claramente cansados ​​de medidas extraordinarias, de modo que el mercado podría empezar a fijar precios en una postura más agresiva, reaccionando a los ruidos de los halcones en la segunda mitad de este año”.