Toros y misa, sí; orgullo gay, no: la RTVE del Partido Popular

Torre Espana pirulí tve tv rtve
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Del viernes 23 de junio al domingo 2 de julio de 2017, Madrid acogerá la fiesta mundial del orgullo gay. Un evento histórico que augura reunir en la calle a más de tres millones de personas que festejarán y reivindicarán la normalización del colectivo LGTBI. La cita será emitida por Telemadrid y La Sexta. ¿Por qué no por TVE?

Llama la atención que un evento de estas características no reciba el soporte del medio público más importante del país. Millones de personas estarán presentes física o virtualmente (a través de la televisión) en el desfile del día del orgullo gay que recorrerá las principales calles de Madrid. Una buena oportunidad para la ‘Marca España’.

Sin embargo, RTVE ha decidido no emitir esta fiesta porque, según algunos trabajadores del ente público, el World Gay Pride no casa con la idea de ‘Marca España’ que tiene el Gobierno y quienes mandan en la radiotelevisión pública. De hecho, el sindicato UGT de RTVE ha emitido un comunicado contundente en el que acusa a los directivos de la cadena de seguir las líneas del “nacionalcatolicismo”.

“RTVE vuelve a ser noticia por su indiferencia y desprecio a todos aquellos colectivos y entidades que no son bendecidas por la mano del nacionalcatolicismo. No es mera casualidad que entre nuestros directivos no solo tengamos los perfiles más casposos de la derecha, sino que entre ellos haya bastantes miembros del Opus”.

Es cierto que sorprende que RTVE sí vea oportuno emitir programación religiosa, o taurina, y no aquella que guarde relación con la homosexualidad. Aunque lo que sucede con la fiesta del orgullo no es más que una muesca en un historial repleto de controvertidas decisiones.

Antes fueron Zerolo y la gala Drag

El 9 de junio de 2015 moría Pedro Zerolo, político del PSOE y persona reconocida por su lucha en favor de los derechos civiles de las personas homosexuales. La noticia caía como un jarro de agua fría y los principales medios iniciaban sus informativos con lo sucedido. Sin embargo, el director de informativos de RNE, Alberto Martínez Arias, no consideró que fuera tan relevante.

De hecho, Martínez Arias ‘recomendó’ primero y obligó después a no abrir con esa noticia los boletines informativos de Radio 1 de RNE y de Radio5. La editora de boletines y los profesionales de Radio Nacional de España se negaron, uno tras otro, a locutar un boletín informativo que no estuviera protagonizado por la muerte de Zerolo. Acabaron doblegando al director.

Otro ejemplo del particular proceder que tiene la actual dirección de RTVE con el colectivo LGTBI sucedió con la retransmisión de la actuación en la Gala Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria, donde el ganador estaba caracterizado como la Virgen María y Cristo crucificado.

RTVE lamentó lo sucedido y retiró la emisión de la gala de su web para “no herir sensibilidades”. Sin embargo, la dirección del Ente no actuó de la misma forma con la misa homófoba del Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, que comparó la homosexualidad con la prostitución. A pesar de las denuncias, la misa seguía disponible a la carta cinco años después.

Ahora es la fiesta mundial del orgullo gay la que parece sufrir las decisiones de RTVE. La cadena asegura que no lo emite por no ser económicamente rentable.

“¿Cómo es posible que no lo sea cuando otras televisiones sí lo dan, incluyendo una televisión privada como la Sexta y una pública como TeleMadrid? Habría que recordar a esta dirección rancia, anacrónica y obtusa, que la rentabilidad económica no es además excusa cuando prima la rentabilidad social, habría que recordarles que esta es una empresa pública y probablemente explicarles qué es y qué implica eso”, asegura UGT.

¿Quién manda en RTVE?

No es ninguna sorpresa saber que los principales directivos de RTVE proceden de la órbita del Partido Popular. De hecho, son varios los que trabajaron en la cadena durante la criticada etapa de José María Aznar, que se saldó con acusaciones de manipulación procedentes de Bruselas.

El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, fue director general de RTVE con Aznar y de Telemadrid con Esperanza Aguirre. Es conocida su fe católica y ha sido acusado en más de una ocasión de liderar el Ente de manera homófoba. Concretamente por el caso Pedro Zerolo, el del obispo de Alcalá de Henares y porque las condiciones del cásting del concurso ¿Quién manda aquí?, inicialmente excluía a gais y a familias monoparentales.

Otro hito, su discurso en la Casa América: “España no colonizó, civilizó” a los pueblos indígenas de América Latina y se preguntó “¿cómo vamos a avergonzarnos de haber inundado América de escuelas y de Iglesias?”.

Junto a Sánchez, José Antonio Gundín, director de informativos de TVE. Gundín, antes de llegar a RTVE, fue subdirector del diario La Razón, donde además realizaba artículos de opinión. En varios de ellos se puede leer su aversión a las posiciones abortistas y a la asignatura Educación para la Ciudadanía, cuyos libros de texto insistían en la importancia de respetar todas las condiciones sexuales y raciales.

Gundín no ve oportuno transmitir la fiesta del orgullo gay. Sin embargo, el 20 de noviembre de 2016, el Telediario 1 dedicó un sumario, más entradilla, directo, pieza y colas, a la clausura del Jubileo de la Misericordia, en Roma. Una noticia impactante, para Gundín.

Alfonso Nasarre, director de RNE, también posee un historial muy próximo a las teorías de UGT (“Directivos del Opus Dei”). No tanto porque haya sido periodista en COPE durante bastantes años, ni porque formase parte de la Secretaría de Estado de la Comunicación del Ministerio de la Presidencia durante el primer mandato de Aznar.

Su hermano, Eugenio Nasarre, fue Director General de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia, Director General de RTVE, uno de los diputados del PP más contrarios al matrimonio homosexual. Su esfuerzo por invalidar el matrimonio homosexual fue tal que Hazte Oír le condecoró por ello.