Tesla tiene nueva presidenta: Robyn Denholm sustituirá a Elon Musk

Robyn Denholm
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fabricante de coches eléctricos Tesla ha elegido a Robyn Denholm para sustituir a Elon Musk en la presidencia del consejo de administración, después de que el fundador de la compañía tuviera que dejar el cargo como parte del acuerdo alcanzado con la SEC (el supervisor del mercado estadounidense) por el polémico mensaje en Twitter en el que afirmaba que tenía financiación para sacar a la empresa de Bolsa. La directiva, hasta ahora directora financiera de la ‘teleco’ australiana Telstra, ya era parte de la junta de Tesla desde 2014, como independiente.

Según ha anunciado la compañía esta madrugada de miércoles, Denholm se dedicará por completo a Tesla una vez que pasen los seis meses legales de aviso a su compañía actual. Hasta entonces, contará con el apoyo de Musk para adaptarse a sus nuevas funciones.

“Creo en esta compañía. Creo en su misión y espero poder ayudar a Elon y al equipo de Tesla a lograr una rentabilidad sostenible e impulsar el valor de los accionistas a largo plazo”, ha asegurado la nueva responsable en un comunicado. Por su parte, Musk ha destacado la experiencia de Denholm en tecnología e industria del motor (también pasó por Toyota).

El carismático fundador de Tesla publicó un tuit el pasado 7 de agosto en el que anunció que se estaba planteando retirar al fabricante de vehículos eléctricos del mercado, a un precio de 420 dólares por acción, en una operación para la que, según afirmó, tenía la financiación asegurada. Sin embargo, tras una investigación la SEC concluyó que “la realidad y la verdad es que Musk ni siquiera había debatido, y mucho menos confirmado, los términos clave del acuerdo, con ninguna fuente de financiación en potencia”, y que estas declaraciones “públicas falsas y engañosas de Musk causaron confusión y alteración significativa de las acciones de Tesla en el mercado y resultó en daños a inversores”.

Para resolver el caso, el regulador y Tesla llegaron a un acuerdo según el cual Musk debía abandonar la presidencia de la compañía durante un período de al menos tres años, aunque podía mantener su cargo como CEO. También se impuso tanto a Tesla como al directivo multas de 20 millones de dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA