Talgo defiende el “buen ritmo” de sus trabajos en el ‘AVE del Desierto’

Tren de Talgo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Talgo saca pecho al hablar del ‘AVE del Desierto’. El tren de alta velocidad que unirá las ciudades sauditas de La Meca y Medina sigue acumulando retrasos y es punto frecuente de fricción entre las autoridades españolas y las del país árabe. Sin embargo, la ferroviaria insiste en defender que sus tareas se siguen desempeñando a “buen ritmo”.

La cotizada española lo ha defendido con motivo de la publicación de sus resultados del primer trimestre del año. Al igual que sus primeros espadas lo defendieron al momento de salir a Bolsa en mayor de 2015, ahora se explica que las cuentas de arranque de este ejercicio muestran “la continua actividad de fabricación” para el proyecto de Arabia Saudí, en el que las pruebas de los 36 trenes contratados también siguen el calendario marcado.

A lo largo de este periodo, la compañía ha alcanzado un beneficio de 15,6 millones de euros, lo que supone un 14,8% menos que hace un año. Por lo que se refiere a la facturación de la compañía ferroviaria, se ha publicado un montante de 121 millones, lo que también supone caídas frente al ejercicio pasado, un 19% menos que entonces.

El tono positivo frente a estos descensos lo aporta la mejora de márgenes operativos, que han subido un 23,1% frente al cierre de marzo del año pasado. En este sentido, se apunta a las revisiones en la rentabilidad de proyectos así como al conjunto de desarrollo de sus proyectos en ejecución. Talgo ha subrayado que tanto la cifra neta de negocio y como los márgenes operativos “dependen de las fases de ejecución”.

Por lo que se refiere al megacontrato suscrito con el operador público español Renfe, la compañía ha adelantado que “aprovechará los próximos meses para preparar la fabricación del nuevo tren de muy alta velocidad Avril”, cuya entrada en factoría está prevista para el primer trimestre de 2018 y su puesta en circulación para dentro de tres años. Esta adjudicación es por 15 nuevos trenes rápidos con opción a 15 adicionales, así como su mantenimiento durante 30 años.